Después que del avistamiento de los “avispones gigantes” y la pandemia del coronavirus que azota Estados Unidos, una nueva alarma se enciende en el país norteamericano tras que se informara del hallazgo de “dragones azules” venenosos. 

Fue la cadena CNN que difundió la información después que un pequeño de 7 años se encontrara, el pasado 2 de mayo, con una especie de babosas venenosas.

Lea:  ¿Otra plaga? El avistamiento de avispones gigantes invasores alarma los Estados Unidos

Hunter Lane de Mesa, Arizona, encontró cuatro dragones en pocos minutos mientras estaba de vacaciones con sus padres en las costas de Texas. Según explicó su papá a CNN, en los 30 años que veraneó en la zona, jamás se había encontrado con uno. 

Por su parte, el Padre Island National Seashore de Texas comunicó que sus visitantantes han reportado el hallazgo de extraños dragones azules en el agua, lo que significa un “hallazgo muy raro” y potencialmente peligroso. 

¿Qué son los dragones Azules?

Estos animales marinos reciben el nombre científico de “glaucus atlanticus” y son una especie de babosas marinas que miden un aproximado de 3 centímetros de largo y ostentan un color azul metálico intenso.

Según estudios de biólogos marinos de la organización conservacionista Oceana, esta especie se puede encontrar en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. 

Vea: Avispón asesino inyecta 10 veces más veneno que una abeja, ¿puede matar a un humano?

Los dragones azules se alimentan de animales marinos venenosos y almacenan las células venosas de sus presas en la punta de sus “dedos”, por lo que su picadura puede ser aún más dolorosa que la de las medusas. 

“Entonces, si ves un dragón en el parque, ¡sorpréndete ya que es un hallazgo raro, pero también quédate lejos!”, expresó el comunicado del parque a través de Facebook. 

https://www.facebook.com/nps.pais/posts/2902404533145964

El hallazgo de estos animales se unen a la plaga de los avispones venenosos gigantes y la pandemia del coronavirus que alcanzó 1,367,927 contagios y 82,246 muertes según el último recuento de la Universidad John Hopkins. 

Además: Además del coronavirus y el avispón asesino, Washington dispara las alarmas contra la polilla gitana