Una camarera presintió que un niño que llegó con sus padres a un restaurante en Orlando, Florida, Estados Unidos, sufría de maltratos por lo que buscó una manera de ayudarlo sin que sus familiares se dieran cuenta.

Todo pasó el 01 de enero pasado cuando el pequeño de 11 años y sus papás acudieron en un establecimiento de comida rápida. La camarera se dio cuenta que el menor no tenía comida y observó moretones y rasguños en su rostro y brazos.

Los usuarios decidieron llevar adelante una campaña de recaudación para ayudar a la camarera en la plataforma Gofundme /Foto: Gofundme

Fue así que, Flaviane, fue un ángel para el niño. A escondidas le mostró un papel en el que le preguntó "¿estás bien?" a lo que él negó moviendo su cabeza. Inmediatamente la mujer le enseño otro letrero para preguntarle si necesitaba ayuda y el infante asintió con señal de aprobación.

LE PUEDE INTERESAR: La estimulación temprana abona a la madurez de los niños

Flaviane consultó con el gerente del restaurante y llamó a la Policía. Minutos después los agentes llegaron al restaurante y trasladaron al niño y a sus padres a una delegación.

Según la policía, la madre del menor y su padrastro lo obligaban a realizar flexiones y planchas durante 30 minutos todos los días, recibiendo un golpe si fallaba, y lo esposaban a los muebles de la casa.

VEA: Polémico vídeo de niños enviando mensaje de agradecimiento a narco mexicano que les mandó juguetes

El menor fue llevado a un hospital, mientras su padrastro fue arrestado y acusado de negligencia y abuso infantil agravado y su madre es acusada por dos cargos de negligencia infantil. 

Además: Amenazan de muerte a niño ambientalista colombiano y lo denuncia en redes