Rand Paul, un político estadounidense que se declaró públicamente en contra de los gastos de ayuda para la población ante la pandemia de coronavirus, es el primer senador estadounidense en dar positivo.

El propio senador por el estado de Kentucky en su cuenta de Twitter informó que estaba contagiado de la enfermedad y que estaba en cuarentena.

https://twitter.com/RandPaul/status/1241780756617273345

Paul, un médico de profesión, dijo que sentía los síntomas y que se realizó la prueba, porque se mantiene en presentaciones públicas y viaja mucho.

Hasta donde sabe, el político asegura que no tuvo contacto con otras personas.

Mientras que su oficina comunicó que el senador Paul desde hace 10 días trabajaba de manera remota; por lo tanto, no tuvo contacto con su personal.

https://twitter.com/RandPaul/status/1241820090804379654

Paul, de 57 años, es el tercer miembro del Congreso de Estados Unidos que es positivo del covid-19. Dos miembros de la cámara de Representantes, Ben MacAdams de Utah y Mario Díaz-Balart de Florida, anteriormente anunciaron estar contagiados.

La votación

Cabe recordar que el domingo anterior en el Senado se negociaba una respuesta a la pandemia que enfrenta los Estados Unidos.

Mientras que los senadores discutieron la aprobación de un paquete multimillonario que ayudará a la economía estadounidense, el senador Paul votó dos veces en contra de dichos fondos de emergencia.

https://twitter.com/tunota_com/status/1242537921405751297

El paquete es de mil millones de dólares, diseñado para combatir las consecuencias económicas que dejará el coronavirus en este país.

El proyecto de ley, que fue aprobado por una votación de 90-8, requería pruebas de virus gratuitas y pagaba las licencias por enfermedad para algunos trabajadores desplazados.

Argumentos

El político considerado como uno de los halcones a los gastos presupuestarios, argumentó sus decisiones de votar en contra que mejor el Congreso debería pagar la medida con recortes a presupuestos para guerras y otros programas “frívolos”.

Al mismo tiempo les dijo a sus colegas del Senado que no sea “un sello de goma para el gasto innecesario”.

A inicios de marzo, se opuso a un plan bipartidista de 8 mil millones de dólares para fondos de emergencia de covid-19.