A casi 100 años que las mujeres lograron el derecho a voto en los Estados Unidos, ninguna ha logrado llegar a tener cargos superiores dentro de la Casa Blanca (presidenta o vicepresidenta), y ante ellos surge la duda de cuándo será que una mujer llegue a ocupar uno de los dos más altos puestos en el país.

Parece que la llegada de Kamala Harris, quien ha sido electa por Joe Biden para ser su compañera a candidata a vicepresidenta por el Partido Demócrata, es la última en intentar resolver esa cuestión.

Y es que Harris, quien es sólo una de cuatro mujeres en integrar una candidatura por los dos grandes partidos, deberá navegar por las complejidades de la raza y el género, además de su origen, pues tiene raíces latinas.

Kamala Harrys, candidata a vicepresidenta de los Estados Unidos.

Pero, ¿quienes han sido las otras candidatas en años anteriores?

Shirley Chisholm - 1972

Chisholm fue la primera mujer afroamericana que se presentó a una nominación presidencial demócrata y también la primera afroamericana que sirvió en el Congreso, elegida para el cargo de legisladora en 1968, en un año en el que el país estaba sumido en tensiones raciales.

"No soy la candidata de los negros de Estados Unidos, a pesar de que soy negra y estoy orgullosa de ello. No soy la candidata del movimiento de las mujeres en este país, a pesar de que soy mujer… soy la candidata del pueblo de Estados Unidos", dijo al momento de anunciar su candidatura.

Shirley Chisholm.

Geraldine Ferraro - 1984

Ferraro era la única candidata a vicepresidenta por el Partido Demócrata hasta la llegada de Kamala Harris. Y también era hija de inmigrantes y se había desempeñado como fiscal.

Ferraro reconoció con que su elección como compañera de Walter Mondale en la carrera a la Casa Blanca se debía a que era mujer.

"Si eligen a una mujer para el segundo cargo más alto de nuestra nación, enviarán una poderosa señal a todos los estadounidenses. No hay puertas que no puedan ser abiertas", dijo Geraldine Ferraro en su discurso de nominación.

Geraldine Ferraro.

Sarah Palin - 2008

La exgobernadora de Alaska fue una elección sorpresiva de John McCain en 2008. Como la primera mujer republicana candidata a la vicepresidencia, Palin desplegó un tipo distinto de atractivo político femenino, no sólo como modelo de progreso de las mujeres en la vida pública, sino como símbolo de la fortaleza de los valores conservadores.

"Yo era sólo una mamá competitiva… ¿sabes cuál es la diferencia entre una mamá competitiva y un pit bull? El lápiz labial", dijo en su anuncio como candidata a vicepresidenta.

Geraldine Ferraro.

Hillary Clinton - 2008 y 2016

Hasta ahora, la única mujer que ha intentado llegar al cargo de vicepresidenta y presidenta en dos ocasiones diferentes. En 2008, perdió unas duras elecciones primarias contra Barack Obama y en 2016 fue derrotada por Donald Trump en las elecciones generales, a pesar de haber ganado el voto popular.

"Aunque esta vez no fuimos capaces de romper el techo de cristal más alto y más duro, gracias a ustedes ahora tiene unas 18 millones de grietas y la luz brilla a través de él como nunca antes, llenándonos de esperanza y del seguro conocimiento de que el camino será un poco más fácil la próxima vez", dijo Clintón al anunciarse su derrota frente a Obama.

Vea además: Kamala Harris, la candidata aliada de hispanos e inmigrantes según expertos