El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó este martes de "terrorismo doméstico" las violentas protestas contra la policía, en unas declaraciones hechas desde Kenosha, localidad  sacudida por protestas contra el racismo desde que la policía baleara a un hombre negro.

"Estos no son actos de una protesta pacífica, son terrorismo doméstico", dijo en referencia a las varias noches de disturbios en esta pequeña ciudad de Wisconsin, estado clave para las elecciones de noviembre.

Lea también: Presidente filipino autoriza asesinar a narcotraficantes, sin compasión

Trump llegó a Kenosha ignorando pedidos en contrario del gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, ante temores de que ello provocara un aumento de las tensiones.

En tanto, el alcalde de Kenosha, John Antaramian, también demócrata, dijo el fin de semana que no era buen momento para una visita presidencial a esta ciudad, a donde Trump llegó para reunirse con autoridades policiales y visitar los lugares vandalizados tras la violencia desatada desde que un policía blanco disparó a quemarropa contra Jacob Blake, un negro de 29 años, frente a sus tres hijos, dejándolo paralítico.

"Los ayudaremos", prometió el presidente republicano a los comerciantes frente a una tienda quemada

"Estos hombres hicieron un trabajo maravilloso", agregó, señalando a oficiales de policía apostados frente a edificios en ruinas.

Trump sonrió y saludó a los simpatizantes que lo aplaudieron mientras su convoy pasaba, altamente custodiado, por las calles de Kenosha, mientras manifestantes del movimiento "Black Lives Matter" ("Les las vidas de los negros importan") lo abucheaban.

Ambos bandos intercambiaron insultos y gritaron consignas.

La policía y la Guardia Nacional erigieron barricadas de metal a lo largo de la ruta por la que transitaría la caravana de Trump.

Durante meses, Trump ha buscado cambiar la pisada en la carrera por la Casa Blanca contra el demócrata Joe Biden, tras verse rezagado en buena medida por su gestión de la pandemia de coronavirus.

Por tanto, se siente mucho más cómodo en el terreno de la "ley y orden" que pregona para aplacar la ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial hacia los negros, tras una ristra de casos que han sacudido al país.

"Una situación interesante"

El mandatario "se reunirá con la policía local y algunos dueños de negocios y evaluará los daños" por las protestas, dijo a periodistas su portavoz, Kayleigh McEnany.

Trump indicó que deseaba "ver a la gente que hizo un buen trabajo por mí", en alusión a las unidades policiales que sofocaron los disturbios. 

Y se negó a condenar los presuntos asesinatos cometidos por Rittenhouse, quien circulaba por la calle con un rifle. Lo consideró "una situación interesante" y dijo que el adolescente reaccionó porque fue atacado.  

Trump acusa a Biden de debilidad ante las protestas violentas en ciudades como Kenosha y Portland, y de no denunciar suficientemente la violencia de los manifestantes izquierdistas que se oponen al racismo.

Pero Biden contraatacó el lunes en un discurso al describir a su rival republicano como "una presencia tóxica".

"Arden los incendios y tenemos un presidente que aviva las llamas en lugar de luchar contra ellas", dijo.

También fue enfático con los manifestantes violentos.

"Saquear no es manifestarse. Prender fuego no es manifestarse. Nada de esto tiene que ver con manifestarse. Es anarquía, punto final. Y quienes lo hacen deben ser procesados", señaló.

Además: Trump y Biden se culpan mutuamente de fomentar la violencia en Estados Unidos