Un neuropsicólogo, fue llamado por los abogados a declarar al juicio del joven Nikolas Cruz, autor de la masacre de 17 personas en una secundaria de Parkland (Florida, EE.UU.) en febrero del 2018.

Asimismo, el especialista, Paul Connor, declaró el lunes pasado en una audiencia que, según los registros médicos y testimonio de testigos, Brenda Woodart, la madre biológica de Cruz, consumía alcohol y cocaína durante su embarazo, causándole daños al feto.

Woodard, quien falleció en el 2021, se dedicaba a la prostitución en la ciudad de Fort Lauderdale, al norte de Miami, y cuando nació Cruz, lo entregó en adopción a sus padres adoptivos, Lynda y Roger Cruz.

De igual forma, en una comparecencia telemática, Connor comentó al jurado que las personas con "trastorno del espectro alcohólico fetal", muestran a edad temprana, anomalías motoras, conductuales (control de los impulsos) y cognitivas, problemas que según la defensa, padece Cruz.

Nikolas Cruz. Foto: EFE.

Según testimonios de varios maestros de preescolar del joven, cuando era un niño, tenía dificultades para usar utensilios y correr sin caerse; además, fue diagnosticado con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el cual, afirmaron los profesores, ya que, era un chico extremadamente ansioso y tenía problemas para hacer amigos.

La abogada Melisa McNeill, quien lidera la defensa del autor, fundamentó sus argumentos desde que empezó el juicio con base al historial de Cruz, quien a los tres años tuvo su primera cita con un psiquiatra tras descubrirse que tenía dificultades de aprendizaje, y años después, durante la escuela intermedia, empezó a desarrollar una fijación por las armas de fuego.

McNeill, ya había manifestado en otras audiencias que el consumo sostenido de alcohol y drogas de la madre "envenenó" el cerebro en formación del joven, algo que desencadenó trastornos del espectro alcohólico fetal.

El objetivo de la defensa de Cruz, es lograr convencer al menos a 1 de los 12 miembros del jurado, de que su cliente sea sentenciado a cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional, en lugar de pena de muerte, como busca la Fiscalía.

Cabe destacar, que para la pena capital se necesitan los 12 votos del jurado.

Con información de EFE.