El juez instructor del juicio a Donald Trump concluyó la selección de los 12 miembros del jurado que sellarán la suerte del primer expresidente en la historia de Estados Unidos en sentarse en el banquillo y que aspira a volver a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

"Tenemos nuestro jurado", anunció al fin de una intensa jornada el juez instructor, Juan Merchan, que tiene "la esperanza" de concluir este viernes la selección de los seis suplentes tras entrevistar a cerca de doscientos candidatos y superar algunos contratiempos como el reemplazo de dos miembros recusados de los siete primeros seleccionados el martes.

Un grupo de 22 candidatos regresa este viernes a la sala para responder al cuestionario de 42 preguntas sobre su profesión, lugar de trabajo; diarios que leen y redes sociales que utilizan, que tanto defensa como fiscalía escrutan con lupa para determinar sus inclinaciones políticas.

El juez pidió a la prensa que no dé detalles sobre los seleccionados, cuya identidad permanece oculta por razones de seguridad y para evitar un hostigamiento.

LEA: El juez recusa a uno de los siete jurados del juicio penal de Trump y complica el inicio

Y es que la imparcialidad y el anonimato son condiciones fundamentales en un jurado que tiene la enorme responsabilidad de juzgar, en plena campaña electoral, al virtual candidato presidencial del Partido Republicano.

Queja de Trump

Al término de la sesión Trump se quejó ante la prensa de que el juicio lo está apartando de la campaña electoral. También protestó por la temperatura de la sala del Tribunal Supremo de Manhattan, donde asiste a este "juicio injusto".

"Se supone que tengo que estar en muchos sitios haciendo campaña", dijo, y en vez de eso, "llevo aquí sentado desde hace días, de la mañana a la noche en esa sala helada", lamentó.

La fiscalía de Manhattan acusa al magnate de 34 falsificaciones de documentos contables de la empresa familiar Trump Organization para comprar el silencio de una exactriz de cine porno por una relación extramatrimonial para que no interfiriera en su campaña de 2016, que ganó frente a la demócrata Hillary Clinton.

Entre los testigos de la fiscalía se encuentra el exabogado personal del magnate, Michael Cohen, que fue quien pagó de su bolsillo a la exactriz Stormy Daniels, haciéndolo pasar por gastos legales, por lo que ya fue condenado tras declararse culpable.

El magnate republicano de 77 años se ha declarado no culpable de las acusaciones de la fiscalía de Manhattan. Solo la unanimidad del jurado podrá condenarlo.

Merchan espera que el lunes empiecen los alegatos del caso, previos al desfile de testigos; aunque levantará la sesión a las 14h00 locales para acomodar a las personas que celebran la pascua judía, horario que mantendrá el martes.

No puedo culparles

Objeto de una prohibición de hablar de personas relacionadas con el caso, el juez ha programado una audiencia para la próxima semana para analizar si Trump debe ser declarado en desacato por violar repetidamente dicha orden.

El magnate republicano empezó a comprobar este jueves el efecto de sus exabruptos habituales, contra los testigos, en particular en su plataforma Truth Social, en la que suele repetir que es víctima de una "caza de brujas" orquestada por los demócratas para impedirle su regreso a la Casa Blanca.

La fiscalía denegó a la defensa del magnate la lista de los primeros tres testigos pese a que es una "cortesía" habitual. "El señor Trump ha estado tuiteando sobre los testigos", alegó el fiscal Joshua Steinglass.

"No puedo culparles por ello", reaccionó el juez ante esa negativa.

Además del juicio en Manhattan, el magnate republicano tiene otros frentes judiciales abiertos por intentar revertir los resultados electorales de 2020.

También, por el manejo de documentos secretos tras abandonar la presidencia en 2021, aunque es poco probable que se realicen antes de las elecciones de noviembre.

VEA: Trump protesta por las trabas del juez a ausentarse del juicio penal de Nueva York