Un niño de dos años murió y al menos seis personas quedaron heridas tras las tormentas y tornados que azotaron anoche los estados de Delaware, Michigan y Maryland, mientras la alerta por mal tiempo se mantiene, advirtió este jueves el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés).

Una tormenta hizo estragos la noche del miércoles en un vecindario a las afueras de Detroit causando la muerte de un niño y dejando a la madre del menor con heridas graves cuando un árbol aplastó la casa, dijeron funcionarios de la ciudad de Livonia.

Los bomberos emplearon más de una hora para rescatar a la familia que se encontraba en la vivienda. La madre estaba acostada con el niño cuando el árbol se desplomó sobre su vivienda a causa de la fuerte tormenta.

"Hubo que quitar el techo para llegar al árbol y llegar a las víctimas", dijo el jefe del Departamento de Bomberos de Livonia, Robert Jennison, a la televisora Fox 2 Detroit.

La tormenta en Livonia generó un tornado EF-1 con vientos estimados de entre 90 y 95 millas por hora (148 y 155 kilómetros por hora), según informó NWS.

La noche del miércoles también se reportaron numerosos tornados en Maryland y el norte de Virginia, con vientos de hasta 105 millas por hora (168 kilómetros) que derribaron árboles y líneas eléctricas.

Al menos cinco personas resultaron heridas por las tormentas, que obligaron a emitir una advertencia de tornado en el condado de Montgomery (Maryland).

"Esta es una situación particularmente peligrosa", afirmó el Servicio Meteorológico Nacional, al tiempo que instó a la gente a ponerse a cubierto.

La alerta de tormenta severa está vigente para el Distrito de Columbia, Delaware, el centro y este de Maryland y partes de Pensilvania y Virginia hasta la noche de este jueves, según informó NWS. 

Catorce personas permanecen atrapadas tras el derrumbe de una mina en Nigeria