Un niño de 12 años mató de un disparo a su primo de 14 años el domingo en una zona residencial de Brownsville, en Brooklyn, informó este lunes la Policía de Nueva York, que aún está investigando si el joven "estaba jugando con el arma" cuando se produjo el suceso.

El menor, que fue detenido este mismo domingo y cuyo nombre no ha sido revelado, ha sido acusado de homicidio involuntario, homicidio por negligencia criminal y posesión de arma por este incidente ocurrido en torno a las 10:30 hora local (14:30 GMT).

La Policía dijo que cuando los agentes llegaron al lugar encontraron en el salón al joven de 14 años -identificado como Jasai Guy- inconsciente y sin respuesta con una herida de bala en el pecho. Posteriormente, fue trasladado a un hospital cercano, donde inmediatamente se certificó su defunción.

El niño de 12 años había visitado a su primo en el quinto piso de un edificio de apartamentos donde vivía con su padre -bombero de profesión- y su abuela, según reportaron medios locales.

Dushoun Almond, que dirige Brownsville In Violence Out, una organización contra la violencia en el barrio, dijo que los familiares le habían comunicado que los chicos habían estado jugando con la pistola cuando se disparó. Aún no se ha aclarado cómo habían conseguido el arma.

Según un análisis publicado el pasado año por la revista Pediatrics, entre 2011 y 2021 la tasa de muertes por armas de fuego entre menores de 18 años aumentó un 87 % en Estados Unidos, situándose ya como la principal causa de muerte en niños y adolescentes.

En una rueda de prensa celebrada el pasado miércoles, Eric González, fiscal del distrito de Brooklyn, anunció el desmantelamiento de una banda que había matado a dos adolescentes en un lapso de tres años, y lamentaron el número de víctimas que la violencia armada se estaba cobrando entre los jóvenes de Nueva York y de todo el país. EFE