El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de 68 años, anunció este lunes que dio positivo a un prueba de COVID-19, por segunda vez en casi un año, tras una prueba que se práctico este día luego de aparecer agripado en su habitual conferencia de prensa de todos los días.

“Informo a ustedes que estoy contagiado de #COVID19 y aunque los síntomas son leves, permaneceré en aislamiento y solo realizaré trabajo de oficina y me comunicaré de manera virtual hasta salir adelante”, informó en un mensaje en redes sociales.

https://youtu.be/QA0gpNYBrJA
LEA TAMBIÉN: Pfizer asegura tener lista para marzo la vacuna contra ómicron

A inicios de diciembre, el jefe de Estado mexicano, quien tenía su esquema completo, recibió una dosis de refuerzo de la vacuna AstraZeneca.

López Obrador agregó que el secretario de Gobernación (interior), Adán Augusto López, lo sustituirá en su habitual rueda de prensa matutina y en otros actos públicos.

López Obrador, de 68 años y quien rara vez utiliza cubrebocas, se presentó esta mañana en su rueda de prensa diaria con voz ronca.

Se trata de la segunda ocasión en la que el mandatario se contagia de coronavirus en lo que va de la pandemia. La primera vez que contrajo la enfermedad fue el 21 de enero del año pasado y en ese momento estuvo aislado por varios días y le sustituyó por la entonces secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

México, de 129 millones de habitantes, ha registrado en los últimos días un aumento en los contagios de coronavirus, aunque las defunciones se han mantenido estables, según cifras oficiales.

LE PUEDE INTERESAR: Esperanzador: trasplantan con éxito un corazón de cerdo a un hombre en Estados Unidos

El país registra hasta este lunes 4,1 millones de casos confirmados y 300.412 defunciones.

Expertos señalan que hay más contagios en el país de los reportados por las autoridades debido a que México es uno de los países que menos pruebas hace en el mundo.

La variante ómicron, que fue detectada por primera vez el 3 de diciembre, se ha convertido en la dominante en el país, y además ha trastocado las operaciones aéreas ya que varios pilotos y sobrecargos resultaron contagiados.

El gobierno ha reconocido el repunte de la pandemia pero rechaza suspender actividades debido a que las hospitalizaciones y los fallecimientos se han mantenido controlados.