La llegada del receso es motivo de planes en varias familias, es por ello que muchos se preguntan cuántos días son las vacaciones de invierno en Argentina.

Cabe resaltar que, durante este periodo de descanso, tanto docentes como alumnos se preparan para la segunda parte del ciclo lectivo del año.

De igual forma, las vacaciones dependen de las autoridades de cada provincia, aunque siempre se sigue el calendario escolar establecido.

¿Cuántos días son las vacaciones de invierno? 

El receso de invierno corresponde a dos semanas, es decir, 10 días hábiles en los que los alumnos podrán disfrutar de las temperaturas de la temporada.

El clima es disfrutado por los más pequeños. Foto:Infobae
El clima es disfrutado por los más pequeños. Foto:Infobae

Cabe mencionar que las vacaciones de invierno se dan en julio, marcando la finalización de la primera parte del año lectivo.

Para qué sirven las vacaciones de invierno

Levantarse tarde, pasear, viajar o disfrutar de no ir a la escuela suena buen plan después de pasar varios meses en un aula de clase, pero, ¿cuál es la función de las vacaciones de invierno?

Las dos principales razones del receso de invierno son: primeramente sanitaria y, en segundo lugar, la función de la probabilidad de asimilar el aprendizaje

Climáticamente hablando, se estima que son las dos semanas más frías del año, donde enfermedades como la gripe y los resfriados amenazan a los estudiantes.

Los resfriados son comunes en la época de invierno. Foto: Cortesía
Los resfriados son comunes en la época de invierno. Foto: Cortesía

Es por ello que el receso ayuda a reducir el pico de las enfermedades, virus y alergias de la temporada.

¿Qué recomiendan los expertos?

Algunos doctores recomiendan no tener miedo ante el clima frío, por lo que aconsejan que los niños jueguen al aire libre siempre y cuando estén abrigados de la mejor manera.

De la misma forma, los expertos recomiendan alternar la rutina y poder aprovechar el receso para salir de rutina.

En plan de aprendizaje, los especialistas recomiendan no agobiar en agenda a los niños que vienen saliendo de las aulas de clases anhelando el descanso.

Las actividades al aire libre ayudan a salir de la rutina. Foto: Cortesía.
Las actividades al aire libre ayudan a salir de la rutina. Foto: Cortesía.

Si bien es cierto que, en la etapa de la tecnología, estar frente a la pantalla es lo más sencillo, es una situación que debe evitarse frecuentemente.

Lo anterior al establecerse actividades de lecturas, paseos o juegos al aire libre, pero sin rigidez de agenda u horario.

Tales actividades buscan que el alumno no pierda en su totalidad el ritmo escolar, haciendo actividades desde la comodidad de su hogar.

Al igual, la función pedagógica que tienen las vacaciones se debe a que, durante la primera mitad del año, los alumnos estuvieron explotando su parte racional al adaptar nuevos horarios, incorporar nuevos conocimientos, pensar, entre otros.

La lectura fomenta el desarrollo del aprendizaje. Foto:Cortesía
La lectura fomenta el desarrollo del aprendizaje. Foto:Cortesía

Por tal razón, es importante el descanso para que la parte racional de los estudiantes se desarrolle correctamente.

LEA TAMBIÉN: Laguna de Alvarado, ¿cuál es el origen de su nombre y qué se puede hacer en este lugar?