El presidente de Argentina, Javier Milei, aseguró el domingo que mantendrá las universidades públicas y arremetió contra sus opositores, cinco días después de una multitudinaria marcha federal universitaria, la mayor protesta hasta ahora contra las medidas de austeridad de su gobierno.

Milei, un economista ultraliberal que asumió en diciembre con la promesa de bajar la inflación de tres dígitos y sanear la economía, acusó a sus opositores de "tomar una causa noble" como la defensa de la educación gratuita y "prostituirla", y reivindicó en dos extensas entrevistas el rumbo de su administración.

"Jamás pensamos en cerrar las universidades públicas, jamás pensamos en desfinanciarlas", afirmó Milei al canal de televisión LN+, al igual que dijo antes en radio Rivadavia.

LEA: Casa blanca exhorta a universidades a realizar protestas pacíficas propalestinas, luego de múltiples arrestos

"Se llama falacia del hombre de paja. Nuestros opositores inventaron una mentira y nos atacan a partir de esa mentira", apuntó.

Y remarcó: "Dado que los pagadores de impuestos están financiando las universidades públicas, exigimos que haya auditorías. Hace 10 años que no hay auditorías. ¿Quién es el que no quiere ser auditado en el gasto? El ladrón".

Protestas

Cientos de miles de personas marcharon el martes 23 en Buenos Aires y las principales ciudades del país en una convocatoria de estudiantes, graduados y docentes universitarios a la que adhirieron sindicatos, partidos opositores y ciudadanos en general.

Las universidades se declararon en emergencia presupuestaria luego de que el gobierno prorrogara este año el mismo presupuesto de 2023, aunque la inflación interanual rozó en marzo el 290%.

Ante las quejas, la semana pasada Milei concedió "aumentar en 70% las partidas de gastos de funcionamiento en marzo y otro 70% en mayo", además de una suma extraordinaria para hospitales universitarios, según informó el portavoz presidencial.

Milei subrayó el domingo que la marcha se hizo "a pesar de que se habían girado los fondos".

Fue "la reedición de la campaña del miedo de (Sergio) Massa", dijo el presidente en referencia a su rival electoral en los pasados comicios.

Reacción de Milei

Milei denunció además la presunta participación de "actores contratados" para dar testimonio en contra del gobierno y consideró "muy minoritaria" la presencia de personas que votaron por él en el balotaje.

La marcha "es políticamente una gran derrota de la oposición, es un gran triunfo del oficialismo", aseveró.

Milei pronosticó que la inflación mensual podría caer por debajo del 10% en abril, y se mostró optimista sobre el futuro de Argentina, en momentos en que la pobreza aqueja a la mitad de la población y las medidas de ajuste incluyen despidos de funcionarios, cierres de dependencias del gobierno, corte de subsidios, aumento de tarifas públicas y congelamiento de presupuestos.

"Después de 100 años de destrucción populista, hemos emprendido un cambio de 180 grados (...) Vamos a salir y vamos a estar bien", prometió.

VEA: Latinoamérica 'perdió la perspectiva del interés común', asegura Mujica