La Cámara Federal de Apelaciones admitió la querella de la asociación civil Bases Republicanas -muy vinculada al exjefe de Estado Mauricio Macri (2015-2019)-, que reclamó la reincorporación de Fernández a la causa que investiga presuntas maniobras de lavado de dinero por medio del empresario Lázaro Báez, que ya fue condenado y con quien el ya fallecido exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández, tuvieron una estrecha relación.

La causa será devuelta al juez Sebastián Casanello, que en junio pasado había resulto desvincular a la exmandataria de las acusaciones de corrupción.

Los votos a favor de los jueces Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi y uno en contra por parte del magistrado Eduardo Farah permitieron ordenar la reapertura de la investigación judicial, en la que se expuso la necesidad de vincular las pruebas de otros casos por corrupción en los que se involucra a la vicepresidenta.

Son las causas "Vialidad", por la cual fue condenada a seis años de prisión con un fallo de primera instancia que fue apelado; "Hotesur-Los Sauces", por presunto lavado de dinero; y la mediática causa "Cuadernos", por irregularidades en la obra pública junto a más de 170 procesados.

LEA: Gobierno se desliga de las declaraciones de Nasralla contra Cristina Fernández

"Tanto este caso, como los que se encuentran conectados a él, aun cuando tramiten ante distintos tribunales, sin ninguna duda orbitan alrededor de un común denominador; conforme lo sostiene la querella en su presentación constitutiva. Y en los puntos de agravio que sostiene para fundar el recurso de apelación contra la decisión del juez instructor", indicó Llorens en la resolución.

Además, consideró necesario revisar las declaraciones de los "arrepentidos" en la causa 'Cuadernos', ya que podrían servir para explicar y clarificar los hechos.

La 'ruta del dinero K'

El caso se inició en abril de 2013 y, hasta ahora, Báez fue condenado junto a otros 17 imputados, entre ellos sus hijos, por llevar adelante maniobras millonarias de blanqueo de capitales con la obra pública, que rondaron los 55 millones de dólares.

En esa oportunidad, la vicepresidenta, que en diciembre pasado fue condenada -aún no de manera firme- por primera vez por corrupción -en la causa "Vialidad"-, insistió en que es víctima de una persecución judicial destinada a proscribirla políticamente y para favorecer a la oposición.

En declaraciones a EFE, el abogado de Fernández, Gregorio Dalbon, consideró que esta resolución es una "vergüenza jurídica al solo efecto de seguir con una persecución política".

Además, adelantó que buscarán el enjuiciamiento de los magistrados "por prevaricar" y agregó que "tarde o temprano" la causa terminará en Mauricio Macri.

"La ruta del dinero de Cristina Fernández está en sus declaraciones juradas desde que es funcionaria pública y es la única política que tenía su dinero en un banco. No en los Panamá Papers ni en paraísos fiscales", afirmó Dalbon, en referencia a la investigación periodística internacional en la que estuvo involucrado Macri.

"Lamentablemente el odio y la persecución siguen a la orden del día. Cristina es inocente de todas las causas que han sido armadas con el único fin de proscribirla políticamente. (El presidente electo) Javier Milei es el resultado", concluyó. 

VEA: Cristina Fernández se baja de la carrera presidencial tras su condena: 'No voy a ser candidata a nada'