Una compañía estadounidense, especializada en la construcción y operación de aviones no tripulados, comenzó a entregar suministros médicos y equipos de protección personal en el estado de Carolina del Norte, Estados Unidos.

Los drones, pertenecen a la compañía Zipline y llegan a las clínicas de la cadena Novant Health para ayudar a los trabajadores sanitarios en su lucha contra la pandemia del coronavirus.

Las aeronaves recogen los suministros médicos en los depósitos de la clínica y posteriormente los trasladan a los hospitales más cercanos. Al llegar al lugar asignado, los paquetes caen en paracaídas.

Según RT, los aparatos pueden transportar cargas de en torno a 8 kilos a velocidades de hasta 130 kilómetros por hora.

Te puede interesar: Más de 2 millones de personas piden subsidio de desempleo en una semana en Estados Unidos

https://twitter.com/QuickTake/status/1265623541824831488

Asimismo, la empresa cuenta con el permiso de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos solo para dos rutas de entre 30 y 50 kilómetros de largo. Sin embargo, sus drones pueden cubrir hasta 160 kilómetros de distancia.

“Esperamos que esta asociación en Carolina del Norte sea el primer paso hacia una red médica de emergencias más amplia en Estados Unidos que pueda ayudar a realizar entregas de vacunas sin contacto en las áreas que experimenten brotes”, escribió Zipline en su cuenta de Instagram.

No son los primeros

El pasado abril, la cadena farmacéutica CVS comenzó a usar aeronaves no tripuladas de la empresa Matternet para entregar medicamentos a una comunidad de jubilados en Florida.

No obstante, a diferencia de Zipline, estos drones no llevan el paquete a su destino final sino que a un punto donde puedan ser recogidos.