×
Suscríbete a TuNota

TUNOTA

img

La clase trabajadora y sus desafíos en tiempos de ingobernabilidad

Dos millones y medio de hondureños están subempleados, casi medio millón se encuentran desalentados y otros 350,000 están desocupados o sin trabajo.


El Día de los Trabajadores se conmemora en esta fecha en circunstancias marcadas por una crisis económica, brotes de descontento social, incertidumbre jurídica, debilidad institucional, inestabilidad política e ingobernabilidad.

Temas relacionados

La economía tiene un pobre crecimiento de tres por ciento anualmente, nuestro aparato productivo está en declive y vastos segmentos de la población han expresado su inconformidad por la falta de definición de una política de equidad social.

La politización de la agenda del país, el juego ideológico en el abordaje de la realidad nacional y la polarización que se antepone al diálogo y al entendimiento, son elementos que se conjugan y que derivan en un estado de anarquía.

VEA: El entendimiento entre hondureños ante tiempos de crisis económica y social

En este enmarañado entorno, llegamos al 1 de Mayo, Día de los Trabajadores, una fecha que suele ser aprovechada por los líderes de la clase obrera para declarar sus demandas, denunciar la precariedad de las condiciones laborales vigentes y exigir una relación justa y equitativa entre el capital y la fuerza laboral.

Los datos estadísticos reflejan el deterioro de las condiciones laborales en Honduras: tres millones y medio, la tercera parte de la población, tienen problemas de empleo y esto les condena a vivir en una condición de pobreza.

Dos millones y medio de hondureños están subempleados, casi medio millón se encuentran desalentados y otros 350,000 están desocupados o sin trabajo.

Suma y sigue: los políticos se han negado a discutir la propuesta de la Ley del Empleo Parcial que fue introducida para llenar el vacío producido por la derogación del trabajo por hora el año anterior.

LEA: Injerencia en los poderes del Estado y la labor legislativa

Para mayor desventura, la iniciativa de Justicia Tributaria que promueve el Gobierno elimina los beneficios fiscales, que son un eje para atraer inversión y aliviar la pobreza a través del establecimiento de más fuentes de ingresos.

Hay que anotar, en este contexto, que la masa de los trabajadores cayó, desde hace varias décadas, en un estado de parálisis por la falta de liderazgo, el envejecimiento de sus discursos y el agotamiento de los argumentos que reivindican sus derechos.

Los obreros necesitan un avivamiento en su quehacer; esto es, abandonar el acomodamiento con los gobiernos de turno y tomar una genuina identidad de clase.

Los líderes de los trabajadores están en deuda. Necesitan retomar su protagonismo, generar consciencia social y rescatar su voz y su voto en el debate de las cuestiones esenciales de la vida nacional.

Porque la justicia social en Honduras debe descansar sobre la reivindicación de los derechos de la clase obrera y el fortalecimiento de los sectores que, como la empresa privada, le dan sustento a la economía nacional, generan riqueza y empujan el desarrollo de nuestro país. 

TAMBIÉN: ¡Por el crecimiento inclusivo de Honduras!


LO MÁS LEÍDO EN COLUMNAS
MÁS DE Juan Carlos Barahona
10 Jun.. 2022

Corrupción, impunidad, ¿y el Estado de derecho?

El hecho de que no tengamos certeza de que los responsables de corrupción vayan a enfrentar la justicia, se fundamenta en que más casos como el que involucra a Ebal Díaz van a quedar en la impunidad

23 Ago.. 2021

El futuro de Toncontín y las vías de desarrollo de la capital hondureña

El plan trazado para limitar las operaciones de Toncontín está de nuevo colocado sobre la mesa de discusiones a medida se acerca la apertura de Palmerola

5 Nov.. 2021

Las leyes electorales y los caprichos de los políticos

La presión ciudadana ha de prevalecer por encima de las ejecutorias de nuestros líderes que, en su mayoría, perdieron la credibilidad del pueblo

Recibe las mejores historias directamente a tu correo
!Suscríbete YA!

floating-whatsapp