×
Suscríbete a TuNota

img

Los maestros de la vida

Agradece el legado que haz recibido


Hoy quiero llamar tu atención sobre unas personas que seguramente rondarán tu vida y que no puedes pasar desapercibidos; los llamaré los maestros de vida.

Temas relacionados

Los encontrarás en ciertos momentos claves de tu vida y compartirán tu camino por un lapso de tiempo. Son profesores, jefes, compañeros, líderes religiosos, padres, tíos; que abren brecha para ti, te dan una oportunidad, que plantean un reto y te impulsan a dar lo mejor de tu esfuerzo y talento, a sobrepasar los límites. Algunas veces te demandan hacer las cosas de nuevo, hasta que logras alcanzar tu mejor versión.

Pude pasar que en el momento en que están en nuestra vida, no los reconocemos como mentores o guías, incluso, podríamos confundirnos y verlos solamente como un jefe molesto o exigente, como un maestro difícil, o un familiar rígido en la disciplina pero tiempo después nos escuchamos diciendo este tipo de frases:

  • "Como decía mi mamá"
  • "Yo tenía un jefe que …."
  • "Mi profesor me enseñó que …."

Y en la medida que pasa el tiempo nos encontramos replicando sus prácticas, sus frases y la forma en que tomaban decisiones. Si somos distraídos y hasta un poco ingratos, no reconoceremos que ellos nos enseñaron pero, con un poco de sinceridad, memoria, y humildad podemos claramente ver cuánto de ellos hay en nosotros, veremos el legado que han dejado en nuestra vida.

Recientemente una de mis mentoras, partió a la vida eterna después de luchar por mas de una década con el cáncer. En los últimos días orábamos por su salud y cuando finalmente recibimos la triste noticia de su partida los recuerdos fluían como un torrente en mi mente; ella fue mi jefa en los inicios de mi vida profesional, una jefa muy exigente, a su equipo de trabajo, ¡casi nos daba miedo lo que se le podía ocurrir pedir!, pero también era una persona que nos enseñaba, que siempre tenía un consejo oportuno, que con mucha franqueza nos confrontaba con nuestros errores y exigía siempre que mejoráramos.

Quienes trabajábamos con ella sabíamos que confiaba en nuestro potencial y sabíamos que ella nos apreciaba, no, más que eso, nos quería entrañablemente, le importaba nuestro trabajo, pero también nuestra vida familiar, nuestros sueños y nuestros problemas; ella era tan ponderada, tan prudente, tan elegante y de eso también aprendimos…. Cuando quería que un público amplio le prestará atención, bajaba el volumen de su voz; "no hay que gritar, me decía, porque solo logrará que ellos hablen más fuerte" y sí; mientras más bajo hablaba, más se esmeraba su público en escucharla. Puedo reconocer muchas cosas que aprendí de ella y que hoy me distinguen como profesional, puedo ver las puertas que abrió para que yo avanzará.

Y de la misma forma, puedo reconocer a muchas otras personas que han marcado mi vida como profesional, como mujer, como esposa, como madre, como amiga, y como sierva de Dios, a todas esas personas le debo una enorme cuota de gratitud; porque me dedicaron tiempo, me enseñaron algo, me aconsejaron, me corrigieron, modelaron para mi un camino de excelencia y me dieron un poco de su vida para darle forma a la mía.

Así que hoy te digo, abre bien los ojos y los oídos, es muy probable que en este momento en tu camino te acompañe uno o más maestros de vida, si tienes la humildad necesaria para reconocerles, podrás aprender mucho más de ellos y no perderás la oportunidad de agradecer lo que has recibido.

Pero también te digo, mira bien a tu alrededor, quiénes están aprendiendo de ti, a cuántas personas puedes inspirar a crecer, si les dedicas tiempo, si les das un consejo, si les consuelas y les animas, si les das una oportunidad; quizás tu seas quien deje en ellos un legado.

Te puede interesar: Atrévete a vivir tus Sueños


LO MÁS LEÍDO EN COLUMNAS
MÁS DE Ingrid Villela - #Reinventarnos
21 Ago. 2020

Atrévete a vivir tus Sueños

En esta semana avanza unos pasos

11 Sep. 2020

Pausa recreativa, ocúpate de descansar

Ya muchos especialistas están hablando sobre los efectos psicológicos y/o emocionales de la pandemia, por lo que te invito a hacer una pausa recreativa.

7 Ago. 2020

Hola, ¿cómo estas?

Regálate un minuto para responder esta pregunta.

Recibe las mejores historias directamente a tu correo
!Suscríbete YA!