×
Suscríbete a TuNota

img

Sí es posible recuperar la alegría

Durante los últimos dos años las discusiones sobre la salud parecen haberse concentrado alrededor del Covid19, pero la depresión continúa siendo un problema que afecta a millones de familias alrededor del mundo


El recién pasado 13 de enero se conmemoró el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, por lo que me parece oportuno escribir sobre este tema tan importante.

Temas relacionados

Si bien es cierto, durante los últimos dos años las discusiones sobre la salud parecen haberse concentrado alrededor del Covid19, la depresión continúa siendo un problema que afecta a millones de familias alrededor del mundo.

De hecho, esta realidad ha sido agravada por la pandemia: pérdidas de empleo, quiebra o desmejoramiento de empresas y/o negocios, pérdida de la salud y, lo más terrible, pérdida de seres amados en millones de familias alrededor del mundo.

No obstante, escribo para crear consciencia sobre este problema de salud, pero también para recordar la gran oportunidad que tenemos de luchar contra la depresión que podría estar atravesando algún ser amado o un amigo.

Sin importar cuánto hayamos sufrido o soportado, siempre podemos volver a la alegría. Foto: GNDiario.

Comencemos por comprender el problema con estos datos reales:

  • Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM5), la depresión es un trastorno emocional que se caracteriza por una tristeza de una intensidad o duración suficiente como para afectar la forma en que la persona funciona, y es ocasionada por la pérdida del interés, el entusiasmo o la alegría de las actividades y relaciones que son parte de su vida y que previamente eran gratificantes y placenteras.
  • La OMS estima que el 5% de todos los adultos del mundo sufren depresión. Otras estadísticas señalan que entre 350 y 400 millones de personas padecen la enfermedad. El suicidio, por su parte, es la cuarta causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, lo que indica que esta población también padece sus fatales consecuencias.
  • Las causas de la depresión son variadas: problemas genéticos hereditarios, desbalances neuroquímicos y/o neuroendocrinos, traumas psicosociales o experiencias de vida adversas.
  • Los signos de la depresión pueden ser, entre otros: dificultad para dormir o mucho tiempo durmiendo, falta o exceso de apetito, poca energía, dificultades para concentrarse, sensación de cansancio, poco interés en el aseo y arreglo personal, pérdida de deseo sexual, deseo de estar solo, ansiedad y pensamientos suicidas.

En resumen, la depresión es una enfermedad real muy seria, padecida por muchísimas personas en el mundo y causada por problemas orgánicos y de vida. Además, puede ser mortal.

Expresar nuestro cariño y apoyo a quienes padecen depresión puede salvar vidas. Foto: Archidiócesis de Sevilla.

Siendo un problema al que todos estamos expuestos en algún momento de nuestra vida, quiero compartirte algunas formas en que puedes ayudar a que un amigo o familiar supere este mal, ¡porque, sí es posible recuperar la alegría!

  1. Reconoce que es un problema de salud real: No lo minimices ni lo ignores. Muchas veces las personas que sufren depresión o quienes les rodean se refieren a este problema como algo sin importancia —más relacionado con el deseo o la voluntad de la persona—, por lo que se refieren a él con este tipo de frases: “Anímate ya”, “no es para tanto”, “ya se le pasará” o “no pone de su parte”. Pero este tipo de comentarios sólo agudiza el problema. Mejor usa frases como: “Sé que realmente te sientes mal y quiero ayudarte”, “puedes contar conmigo”, “realmente me importa cómo te sientes y quiero ayudarte a estar mejor”, “tú no eres el problema, muchas personas han sufrido esta enfermedad y es posible recuperar la salud”.
  • Acompaña con empatía: Aunque muchas veces la persona deprimida prefiere estar sola, acompáñala, pasa tiempo con ella, muestra respeto por sus sentimientos y encuentra actividades que puedan realizar juntos sin que se sienta abrumado o expuesto, pero que, sobre todo, le hagan pasar un momento relajado y alegre.
  • Dile muchas veces que lo amas y que es importante para ti y para muchas más personas: Es importante fortalecer su autoestima, hablar sobre sus virtudes y fortalezas, sobre lo que significa en tu vida, sobre las cosas que hace bien, sobre los logros que puede alcanzar y la forma en que puede impactar positivamente la vida de otros.
  • Anímalo a buscar ayuda médica especializada: Es común que, por falta de conocimiento, las personas sientan vergüenza de consultar a especialistas como psicólogos y psiquiatras, y este problema empeora por la equivocada concepción de que los medicamentos psicoactivos causan dependencia (adicción). Ayuda a que tu amigo o familiar entienda que ir a un psicólogo o psiquiatra es tan normal como ir a un cardiólogo o un pediatra, y que existen medicamentos para la depresión, así como existe la insulina para los diabéticos o hipotensores para los enfermos cardíacos.
  • Ayúdalo a alimentar su espíritu y fortalecer su fe: Háblale del amor de Dios y del propósito de su vida. Haz oraciones con y por él/ella. Compártele mensajes que fortalezcan su fe, pasajes bíblicos, lecturas y/o vídeos motivadores, música con mensajes constructivos y, si es posible, invítalo a participar de reuniones y/o grupos devocionales. El plan de Dios para quienes le aman y sirven es bueno, agradable y perfecto, él quiere que vivamos en abundancia de gozo, alegría y paz.

Espero haberte ayudado a comprender este problema, y deseo que te sientas motivado a luchar valientemente contra la depresión tuya, de un amigo o un ser querido.


LO MÁS LEÍDO EN COLUMNAS
MÁS DE Ingrid Villela - #Reinventarnos
2 Jul. 2021

¿Qué buscan los empleadores? Las empresas están en guerra por atraer el talento

Hoy pretendo compartirte algunas de las características que buscamos los empleadores

30 Oct. 2020

Es hora de decidir con sabiduría

Cómo hacerlo bien, cómo evitar equivocarse; te comparto algunos consejos para decidir con sabiduría.

24 Mayo. 2021

El Periodista: Un deber, un compromiso, una vocación, un ser humano

He entendido que en un país como Honduras, con las limitaciones económicas y educativas que tenemos, muchos de ellos comenzaron su carrera no en las aulas universitarias, sino en el ejercicio

Recibe las mejores historias directamente a tu correo
!Suscríbete YA!