Al igual que en otras áreas, estamos ante cambios importantes en el sector de las telecomunicaciones. El tráfico de llamadas telefónicas terrestres o por las redes celulares ya va en descenso, al ir migrando una mayor proporción de las comunicaciones a sistemas digitales de datos. Por tanto, nos enfocaremos en estos sectores que son los que constituyen el futuro del sector.

Para las redes celulares se está implementando la tecnología 5G, que es 100 veces más rápida que el 4G. Esta ya se ha adoptado en la región centroamericana en Guatemala, El Salvador y Costa Rica

Aparte de avanzar con esta cobertura más avanzada, es necesario que los reguladores continúen exigiendo la ampliación de la red existente, ya que el servicio es desigual e intermitente en grandes partes del territorio nacional.  El retraso en la adopción de la tecnología representa una pérdida en competitividad que debe ser revertida.

El internet satelital tiene un mercado global que se calcula que crecerá de USD 3Bn a USD 21Bn entre 2020 y 2030, con un ritmo de crecimiento anual de un 20%. Este es especialmente importante en países como Honduras, que no han desarrollado una red de comunicaciones terrestre completa, y que tiene dificultades geográficas y de inversión para completarla. 

Hasta la fecha no somos un adaptador temprano de esta tecnología. Por ejemplo, Starlink ya opera desde inicios del 2023 en Guatemala y El Salvador brindando internet satelital (solo se anuncia servicio para alguna fecha en 2024). Este tiene un costo en Guatemala de 400 USD por instalación y una mensualidad de 60 USD.  Estos costos se espera vayan bajando a lo largo del tiempo, haciendo este servicio una modalidad atractiva para los lugares fuera de los centros principales de población.

El internet satelital tiene desventajas comparado con el aéreo y el terrestre, producto de las distancias espaciales. Estas limitan la comunicación en tiempo real y tienen ancho de banda limitado con respecto a las fibras ópticas. Pero a excepción de las actividades de comunicaciones y empresariales que requieren gran tráfico de datos, serán una solución crecientemente más efectiva para nuestras zonas rurales.

Por esto que es importante continuar desarrollando nuestro sistema de comunicación terrestre.  Existe una inversión importante de inversión en fibra óptica de parte de Hondutel que no se ha estado aprovechando muy eficientemente.

Es importante que se continúe avanzando en dar uso comercial a este sistema, y continuar desarrollando canales electrónicos tanto públicos como privados.  Las empresas de cable deben ir migrando a un enfoque y una atención más dedicada a los servicios de redes.

Como nuestro país tiene gran potencial en exportar servicios de soporte empresarial, es estratégico sostener una capacidad de datos por lo menos equivalente a la de nuestros pares. Los costos de comunicaciones son muy importantes para la competitividad en este sector. 

Para apoyar esto sería conveniente adicionalmente liberalizar la entrada y salida de datos, ya que restricciones de tipo burocrático y de trámite limitan las capacidades de las empresas de brindar estos servicios al exterior.

La comunicación electrónica, aérea (celulares), satelital, y terrestre deben ser llevadas al mejor nivel posible para mejorar las condiciones de competitividad y de calidad de vida de nuestra población.

Las capacidades económicas entre los clientes corporativos y privados están más que demostradas con las enormes utilidades que han recibido los proveedores de servicio a lo largo del tiempo. Estos deben trabajar, en conjunto con el gobierno, para mejorar nuestras comunicaciones a un nivel que potencie el desarrollo económico y social, los recursos existen y están disponibles.

TAMBIÉN: ISR y Exoneraciones