Con las distintas ocupaciones, es complejo definir un momento para relajarse, por lo que se debe hacer, pues es fundamental saber qué le pasa al cerebro y cuerpo por entero si no se descansa lo suficiente.

La actividad de descanso está orientada mayormente en dormir correctamente, sin embargo, existen otras que pueden darle un respiro al cerebro.

Lea: ¿Problemas con estrés? El turismo Wellness puede ser una buena opción para eliminarlo, mira de qué se trata

Como: meditar, leer, escuchar música, entrar en contacto con la naturaleza, realizar actividad física de baja intensidad, caminar, tomar un baño o realizar el pasatiempo favorito; pero, dormir siempre será la más recomendada.

Desvelos tecnológicos

Con el incremento de la tecnología en casa, se ha complicado conciliar el sueño con facilidad, por lo que, expertos de la psicología recomiendan determinar una hora para dormir, y dejar a un lado los aparatos electrónicos 30 minutos antes de esa hora.

Pues, si no se duerme bien, hay terribles consecuencias, que pueden afectarte, incluso en tu lucha por no contagiarte con el Covid.

https://twitter.com/NICHD_NIH/status/1425889326509006851

Te lo explicamos…

Al llegar la noche, el organismo libera melatonina, que es la sustancia natural que ayuda a relajar el cuerpo e inducir al sueño.

En este proceso se llevan a cabo fases, como Movimientos Oculares Rápidos o MOR. En este proceso, se ayuda a descansar, recobrar energía, reflexionar, formar recuerdos, aprender información, liberar hormonas y reparar tejidos.

Por lo tanto, si no se lleva a cabo, se sufre de un mayor riesgo de defensas bajas, porque no se crean las citoquinas, que son las que ayudan al sistema inmune a combatir infecciones y evitar que las enfermedades lleguen.

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) recomienda los siguientes tiempos para dormir:

Recién nacidos: 16-18 horas al día.

Niños en edad preescolar: 11-12 horas al día.

Niños en edad escolar: por lo menos 10 horas al día.

Adolescentes: 9-10 horas al día.

Adultos: (incluyendo adultos mayores): 7-8 horas al día.

Si no se cumple, habrá presencia de cansancio, déficit de rendimiento y los pensamientos no lograrán formarse con claridad o reaccionar rápidamente ante alguna situación.

Además: 5 aplicaciones para mantener un ritmo de vida activo ¡Ejercítate!