Este año, la Semana Santa comenzó el día 28 de marzo, domingo de Ramos, y finaliza el 4 de abril, donde se celebra el domingo de Resurrección. Esto sucede así este año 2021, pero no son las mismas fechas que el año pasado, ni serán las del año siguiente, ¿por qué sucede esto?

Las fechas de Semana Santa no se calculan en función del calendario gregoriano, que es el habitual que se usa, sino que se calculan en función del calendario lunar.

De esta forma, la Semana Santa siempre se celebra de acuerdo al domingo de Resurrección que corresponderá al siguiente domingo después de la primera luna llena de primavera.

Es por esta razón que las fechas de la Semana Santa no coinciden todos los años, porque los ciclos lunares no tienen la misma periodicidad que el solar.

Diferencias entre calendario gregoriano y calendario lunar

La razón de que el calendario gregoriano y lunar no coincidan se debe a varios puntos.

Uno de ellos es que el llamado "equinoccio de primavera" se suele situar entre los días 19 y 21 de marzo en el hemisferio norte, pero tampoco en una fecha fija. Añadido a esto, es que cada cuatro años se suma un día al calendario, conocido como años bisiestos.

Te puede interesar: ¿Están permitidos los concursos de 'camisetas mojadas' en Semana Santa?

Por otra parte, influye que las lunas llenas suceden cada 29.5 días aproximadamente, ciclo que no se ajusta al calendario gregoriano dividido por meses.

Por esta razón la semana santa cae cada año en una fecha, porque la primera luna llena de primavera sigue sus propios ciclos independientes.

¿Por qué se basan en la luna llena para las fechas de Semana Santa?

Que la Semana Santa se ajuste al sistema de lunas llenas tiene su fundamento en el cristianismo, ya que para celebrar esta festividad acudieron a los evangelios para determinar la muerte de Cristo.

Según los cristianos, la muerte se produjo el día de la Pascua judía, festividad que se rige en función del calendario lunar.

En la iglesia Católica, según el I Concilio de Nicea del año 325, se fijó que la Pascua se celebrase siempre en domingo, que no coincidiese con la Pascua judía y que solo fuera una vez al año.

Así se llegó al acuerdo del primer domingo tras la primera luna llena de primavera.

Por otro lado, en el Concilio Vaticano II se trató este tema y se dijo que la Iglesia "no se opone a que la fiesta de Pascua se fije en un domingo determinado dentro del Calendario Gregoriano", por lo que la Iglesia no descarta fijar la fecha de la Semana Santa en un futuro.

También: Ley Seca entrará en vigencia a partir del Viernes Santo y Domingo de Resurrección en Distrito Central