Una de las situaciones que temen los encargados de cuidar a los perros es el momento del parto, pues, aunque es un proceso biológico donde cada animal sabe cómo traer sus crías al mundo, en más de una ocasión, una ayuda extra puede ser necesaria.

Si tu mascota da a luz durante el día, puedes llamar al veterinario de cabecera; sin embargo, cuando el parto es por la noche o madrugada, tú eres el fiel compañero de tu mascota en ese momento.

Por lo tanto, librarte del temor y actuar con sabiduría es lo primordial.

Lea: ¿Cómo entender mejor a tus mascotas?

Durante la gestación.

Es necesario mencionar que, para un mejor parto, es necesario que la perra, en el proceso de gestación esté bien alimentada, con las vitaminas necesarias.

Incluso, si es posible, revisión mediante una ecografía canina, tal cual lo hacen los humanos en ese mismo proceso de reproducción natural.

Hay que adaptar la comida y cantidad necesaria e indicada por el veterinario que lleve el control, realizar exámenes de rutina y prever alguna complicación.

Tiempo de embarazo

Cada proceso biológico en los seres vivos es diferente. En el caso de los caninos, este período de gestación abarca entre 58 y 63 días, según los portales de cuidado a las mascotas.

Por lo tanto, conocer este dato puede ayudar a tu mascota, para que reconozcas las señales que emite naturalmente, días antes del gran día de alumbramiento.

Los cambios en las perras comenzarán una semana o días antes del parto, donde se pueden presentar escenarios únicos y poco comunes, cambios de comportamiento, como disminución de apetito y búsqueda de un lugar tranquilo en la casa.

Esto es para prepararse para el momento esperado.

Vea: ¿Cómo funciona la terapia médica al tener mascotas en casa?

DATO

Si al paso de la media hora de contracciones, los perritos no han nacido o si hay una secreción verdosa o de mal olor hasta 12 horas después del parto, se debe acudir al veterinario.

A TOMAR NOTA

1. Deja de comer como es normalmente. Estará nerviosa, jadeando y lamiéndose frecuentemente la vulva, preparándose naturalmente.

2. La temperatura rectal desciende en las horas previas al parto (24 – 12 horas antes), por lo que no debe ser causa de asombro.

3. Las mamas están hinchadas, ya desde hace días han crecido, pero ahora presentarán una secreción láctea.

4. Se produce la expulsión del tapón mucoso del cuello uterino, unas 24 horas antes del parto.

5. Comienzan las contracciones que se producen rítmicamente cada tres y seis minutos y provocan la expulsión de los cachorros en un plazo máximo de unas dos horas desde su inicio.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.