El italiano Roberto Mazzara, poseedor de una campana del siglo XV que, afirma con pruebas documentales, perteneció a la carabela “Santa María”, espera encontrar en Estados Unidos un comprador para el único objeto del primer viaje de Cristóbal Colón a América que ha llegado a nuestros días.

“Si se han vendido por millones de dólares las medias blancas de Michael Jackson, ¿Cómo no se va a vender el único artefacto que queda del viaje del descubrimiento de América?”, se pregunta Mazzara en una entrevista con la agencia EFE en un hotel de Miami.

El ex oficial de la marina italiana y buzo anunció el lunes mediante un comunicado que la campana, de la que “no hay duda” de su autenticidad, será vendida al mejor postor en una subasta privada en Miami de cuya fecha no se va a informar.

Lea también: Manifestantes derribaron monumento de Cristóbal Colón en Barranquilla, Colombia

“Si fuera el 12 de octubre (aniversario del descubrimiento de 1492), sería estupendo”, responde con una evasiva cuando se le pregunta cuándo tendrá lugar la subasta.

¿Cuánto vale un objeto invaluable?

Mazzara menciona el Smithsonan o la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos como dos compradores ideales para un objeto único con una historia larga y novelesca. Foto: Cortesía de EFE.

Sobre cuánto espera obtener por un objeto que —según Sotheby`s y Christie’s— vale más de 100 millones de dólares; tan solo dice que el precio de salida será de poco más de 6 millones de dólares. La misma cantidad que le ofrecieron y rechazó en una subasta electrónica realizada en 2018.

Su deseo sería que la campana la comprara una institución estadounidense, más que un coleccionista privado; para que así el público pudiera verla expuesta.

Mazzara menciona el Smithsonian o la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos como dos compradores ideales para un objeto único con una historia larga y novelesca.

En 2006 los intentos portugueses por hacerse con la campana se toparon con una sentencia de un tribunal madrileño que desestimó otra reclamación de Portugal invocando una norma de la Unión Europea.

Cuando descubrió la campana en 1994, al hallar un barco español, el “San Salvador”, hundido en 1555 en la costa del norte de Portugal; llevaba más de 400 años perdida, dice rodeado de copias de documentos que prueban que su campana es la de la nave “Santa María”; cuyo verdadero nombre era “Lagallega” (así escrito) y perteneció al cartógrafo Juan de la Cosa.

El barco más grande de los tres que zarparon en busca de una nueva ruta para llegar a las Indias al mando de Colón encalló en el norte de la isla La Española; y, el almirante mandó construir con sus restos el fuerte Navidad, en el que la pequeña campana naval de bronce se colgó de un árbol.

Con información de EFE.