Con la aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en algunas tareas remuneradas, las personas han iniciado a preocuparse por la vigencia de sus empleos pues temen ser reemplazados.

Pero hay un sector de profesionales que por lo pronto no tendrán que angustiarse por llegar a ser automatizados, según los expertos.

Se trata de las personas dedicadas a la salud mental como psicólogos y psiquiatras, oficios que consisten en la constante interacción humana. 

Si bien estos profesionales puede acudir a herramientas impulsadas por Inteligencia Artificial para realizar tareas de gestión administrativa pero es complicado que un paciente acuda a un robot para que este lo asista en terapia psicológica.

Los psicólogos frente a la Inteligencia Artificial

Recientemente se llevó a cabo un evento organizado por Medea Mind (software para profesionales de la salud mental) de la mano del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid en el que participaron profesionales en salud mental para discutir acerca del rumbo de la IA en esta área profesional.

En dicho evento, se recogió la información de 100 encuestados. El 68 % de los profesionales identificaron la gestión administrativa, incluyendo la programación de citas y la facturación, como un área en la que la automatización podría mejorar los procesos cotidianos.

Uno de los desafíos principales mencionados por los profesionales fue la seguridad de los datos personales de los pacientes. 

El 87 % de los encuestados manifestaron preocupaciones sobre la protección de la privacidad en un entorno cada vez más digitalizado.

La Inteligencia Artificial ha demostrado ser una herramienta valiosa en el campo de la psicología, pero no puede reemplazar por completo a los psicólogos.