De acuerdo al artículo hecho por el doctor Robert H. Shmerling, no todas las personas necesitan bañarse todos los días, esto, debido a que la necesidad de una ducha diaria depende de factores individuales como la actividad física, la exposición al sudor y la piel de cada persona.

Bañarse seguido puede eliminar los aceites naturales de la piel, lo que puede causar sequedad e irritación.

Aquellos que tienen una vida activa o trabajan en ambientes calurosos pueden beneficiarse de las duchas diarias para eliminar el sudor y la suciedad.

Por otro lado, las personas con piel sensible pueden necesitar ducharse con menos frecuencia para mantener la salud de su piel.

Imagen referencial de una persona bañándose.

El estudio puntualiza que la clave está en encontrar un equilibrio y practicar la moderación: bañarse solo cuando sea necesario. Mantener una buena higiene es importante, "pero no siempre es necesario hacerlo a diario".

¿Cuáles son los peligros de bañarse todos los días?

Harvard establece que "la piel normal y sana mantiene una capa de grasa y un equilibrio de bacterias 'buenas' y otros microorganismos".

Vea: ¿Qué significa soñar con alguien que ya murió? La posible explicación de este sueño

Entonces lavar y enjabonar los elimina, especialmente si el agua está caliente, ocasionando riesgos para la integridad física como los siguientes:

  • Piel irritada que puede provocar picazón, por el uso de jabones y las duchas excesivas con agua caliente
  • Sequedad y agrietamiento en la piel que puede conllevar que las bacterias y los alérgenos produzcan infecciones cutáneas y reacciones alérgicas

La suciedad y otras situaciones experimentadas en el medioambiente ambientales son necesarias para crear anticuerpos protectores y 'memoria inmune'.

Según el estudio, "los baños o duchas frecuentes a lo largo de la vida pueden reducir la capacidad del sistema inmunológico para realizar su trabajo".

¿Hay una cantidad de días recomendados?

Aunque la frecuencia de las duchas diarias es una elección personal y puede variar según las necesidades individuales, no hay una regla general que se aplique a todas las personas.

Lo recomendado por el estudio es adaptar la rutina de baño para mantener una piel saludable y cómoda.

Si hay preocupaciones específicas sobre la piel o la rutina de baño, siempre es recomendable consultar con un dermatólogo o un profesional de la salud.

También: Bruxismo 'nervioso': Síntomas y soluciones