En medio de la búsqueda incansable de una posible cura para el coronavirus que ha dejado millones de infectados en el mundo y cientos de fallecidos un estudio reveló los múltiples beneficios de la vacuna contra el covid-19 que desarrolla la universidad británica de Oxford. 

Según revelaron los hallazgos de las primeras fases del estudio que fueron divulgados este lunes, la prometedora vacuna parece “segura” y “entrena” el sistema inmunológico. 

De acuerdo con los descubrimientos difundidos por la revista especializada en temas de salud, The Lancet, durante los ensayos clínicos realizados por expertos de la prestigiosa universidad británica, unos “1,077 voluntarios mostraron que una inyección les llevaba a producir anticuerpos y células blancas de la sangre que pueden combatir el virus”.

VEA: Prueban con éxito un fármaco capaz de reducir el riesgo de gravedad en pacientes de covid-19

Además, la revista médica destacó que los resultados se consideran “muy prometedores”, si bien todavía es necesario llevar a cabo ensayos a mayor escala a fin de determinar si los anticuerpos son suficientes para ofrecer protección a largo plazo contra la enfermedad.

En ese sentido, la vacuna denominada ChAdOx1 nCoV-19, que está siendo desarrollada a una velocidad sin precedentes, está hecha a base de un virus genéticamente fabricado que ocasiona el resfriado común en chimpancés.

A pesar de la peligrosidad de modificar el virus genéticamente, los científicos a cargo del desarrollo de la vacuna afirman que han modificado el virus en gran manera de forma que no pueda ocasionar infecciones en personas y para que se asemeje más al coronavirus.

Según explicaron, el proceso es mediante la transferencia de las instrucciones genéticas para la llamada “proteína del pico” del coronavirus -la herramienta clave que este emplea para invadir las células de humanos- a la vacuna que están desarrollando.

Por lo anterior, esta vacuna, que se parece al coronavirus, puede aprender la manera de luchar contra él desde el sistema inmune. 

Inmunidad a largo plazo

A pesar de los hallazgos positivos encontrados en los primeros estudios, científicos alertan que el estudio y observación del funcionamiento de la vacuna, aún no lleva el tiempo suficiente como para comprender si ofrece inmunidad a largo plazo.

En cuanto a los efectos secundarios, los científicos determinaron que varios se manifiestan en el cuerpo de los pacientes, sin embargo, no se consideran peligrosos.

De acuerdo a la información presentada, los ensayos detectaron que 70 % de las personas que participaron en el estudio desarrollaron fiebre o dolor de cabeza aunque estos síntomas pudieran ser tratados con paracetamol.

“Todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra vacuna ayudará a controlar la pandemia del covid-19, pero estos resultados preliminares son prometedores”, resaltó el lunes Sarah Gilbert, de la Universidad de Oxford.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo a través de Twitter que estos hallazgos constituyen “una noticia muy positiva” y elogió a los “brillantes y pioneros científicos e investigadores de la universidad de Oxford”.

“No hay garantías, aún no estamos ahí y serán necesarios más ensayos, pero esto es un paso importante en la dirección correcta”, subrayó el líder británico que es sobreviviente de la enfermedad.

Defensa inmunológica

Gran parte de la atención en el desarrollo de los antídotos al coronavirus hasta la fecha se han centrado en los anticuerpos, que son solo una parte del sistema de defensa inmunológico.

De acuerdo con el estudio, las vacunas que se consideran efectivas inducen a la vez tanto a los anticuerpos como la respuesta de las células T, un tipo de células blancas de la sangre que ayudan a coordinar el sistema inmunológico y pueden detectar qué células han sido infectadas y destruirlas.

El análisis de la vacuna de Oxford, mostró que el 90 por ciento de las personas desarrolló anticuerpos neutralizadores tras serles inyectados una dosis y se dio dos dosis a tan solo diez personas, de las cuales todas produjeron más anticuerpos neutralizadores.

Andrew Pollard, del grupo investigador, dijo hoy a la British Broadcasting Corporation (BBC) que si bien los resultados son “extremadamente prometedores”, la pregunta “clave” ahora es “si la vacuna funciona” como antídoto y, en este sentido, hay que esperar.

ADEMÁS: Reino Unido se asegura el acceso a 90 millones de dosis de vacunas contra el covid-19