El regreso a clases... ¿cómo enfrentarlo?

Si bien es cierto el regreso a clases es un proceso que se realiza anualmente, siempre genera ciertas incertidumbres y estas pueden manifestarse de forma diferente de niño a niño o en los padres.

La psicóloga Francis Jareny López Godoy comparte con tunota algunos aspectos importantes que se deben tomar en cuenta en el regreso a clases.

Primero, hay que entender cómo ven las y los niños la escuela: qué significa regresar a las clases.

“Es importante analizar cómo hemos vendido a los niños la idea de lo que es asistir a la escuela.

Si ellos entienden que es un proceso que todos realizamos, una responsabilidad, un espacio para crecer”, explica.

De lo contrario, si hemos establecido la escuela como un lugar desagradable, como el lugar donde están para ser cuidados mientras los padres trabajan o un lugar donde
posiblemente la pasarán mal, esto puede predisponerlos.

Lea también: Se dispara hasta en un 40 % el precio de los útiles escolares en mercados de Honduras

En segundo lugar, se deben analizar qué rutinas se deben establecer previo al retorno a clases.

Si en el período vacacional las y los niños han perdido sus horarios para dormir, para alimentarse o para el aseo es importante retomarlos.

De esa forma los preparamos para que vuelvan a la escuela y estarán más habituados a una rutina.

De esa forma sentirán menor cansancio. Incluirlos en compras de útiles. Es clave involucrar a las y los niños en las acciones previas al retorno a clases: por ejemplo
compra de útiles escolares.

Esto dará una especie de motivación, además de establecer horarios, forrar libros y cuadernos.

“Es una actividad que generará una expectativa positiva del regreso a clases”, dice la especialista.

Hay diversas circunstancias que pueden cambiar el ánimo en el regreso a clases, por lo que es necesario siempre que los padres se involucren en todo el proceso educativo y que sea una experiencia vivida en conjunto por la familia.

Cero flojera

Cada niña y niño, así como su familia, es muy diferente, así que para todos la entrada a la escuela puede significar muchas cosas.

Ese regreso a clases, hay que decirlo, para muchos pequeños la escuela es un tema que
causa flojera o apatía, pero también angustia y miedo.

Especialmente en aquellos cuya personalidad tiende hacia la timidez o la ansiedad o porque no cuentan con habilidades socioemocionales que les permitan hacer amigos o poner límites a aquellos que los molestan, por ejemplo.

Ese mar de sentimientos puede incluso iniciar desde las expectativas de mamá y papá.

Las hijas e hijos no se definen por sus notas académicas, sino por las habilidades que logren desarrollar para enfrentar la vida.

Como padres ayudemos a fortalecer su autoestima y a desplegar habilidades socioemocionales que les permitan hacer frente a las dificultades emocionales y sociales que enfrentarán.

Además: Reutilizar y buscar promociones: algunas formas de ahorrar en este regreso a clases presenciales