Dolores de cabeza constantes y dificultades de concentración son algunos indicadores de que algo no está funcionando bien en el cerebro. Hay ciertos hábitos y alimentos que lo afectan hasta provocar enfermedades.

Es por ello que debes cambiar varias acciones para tener un mejor rendimiento y salud mental ya que la manera en la que se lleva el diario vivir, puede dañar las células cerebrales a largo plazo, según el portal Star Insider.

No desayunar

Durante las primeras horas del día, el cerebro, después del sueño, necesita nutrientes para seguir coordinando los procesos fisiológicos. Cuando no se come el desayuno, el cerebro tendrá que usar reservas, siendo esto un esfuerzo de más para el funcionamiento del cuerpo, haciendo perder la concentración, causando mal humor y bajando el rendimiento intelectual y físico.

Sedentarismo

Permanecer todo el tiempo sentada es fatal para el cerebro, afectando su funcionamiento. La actividad física puede facilitar la memoria al tener activo este órgano intelectual.

Tomar mucho café

El café impide que actividad de un neurotransmisor funcione, por eso causa insomnio sobrecargando el cerebro, de ahí los dolores de cabeza. Puede generar nerviosismo, inquietud y ansiedad.

El consumo excesivo de café daña la salud. Foto: Milenio

Escuchar música con el volumen más alto

La música alta perjudica la memoria y al aprendizaje, además puede ocasionar algunas lesiones en las células del cerebro.

Interrumpir de sueño

No dormir así hace que las células cerebrales mueran más rápido, provocando cansancio y mal humor.

Exceso de alcohol

El alcohol afecta con la muerte de neuronas y reduce la rapidez de la transmisión de impulsos nerviosos.

Consumo cotidiano de comida rápida

La comida chatarra, según un estudio de Universidad de Montreal, Canadá, puede cambiar los químicos en el cerebro, causando síntomas iniciales de depresión y ansiedad.

La comida rápida daña la salud mental con síntomas de depresión y ansiedad. Foto: As Perú

Atún en lata

Aumenta los niveles del elemento químico mercurio en el cuerpo, al consumirlo muy seguido, afecta la funcionalidad de la salud mental.

Estar en la computadora todo el día

Es parecido a los efectos del sedentarismo, afecta el funcionamiento a medio y largo plaza del cerebro.

Hacer demasiado esfuerzo durante se está enfermo

Trabajar y/o estudiar haciendo esfuerzo de más cuando se está enfermo es malo, reduce la energía destinada a sanar de la enfermedad. Forzar el cerebro cuando se está grave, reduce su funcionamiento y debilita el sistema inmunitario.

Estrés

El estrés disminuye la capacidad mental y aumenta el riesgo de sufrir derrames cerebrales e infartos.

Foto: Portal Hola.

Refrescos

Los refrescos aumentan la posibilidad de trastornos neurológicos y pérdidas de memoria. Las versiones “light” son peores, por los azucares artificiales.

Comidas saladas

En algunos casos, puede llevar a una la pérdida de memoria y dificultad las tareas mentales comunes.

Palomitas de microondas

El aromatizante del sabor artificial de la mantequilla de las palomitas puede ocasionar Alzheimer, según estudio de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos).

Alimentos procesados

Las proteínas de las carnes naturales son en beneficio del sistema nervioso, las procesadas por otra parte, lo afectan.  

Exceso de carne roja

Según un estudio de la Universidad de California, Estados Unidos la acumulación de hierro, rico en la carne roja, aumenta la posibilidad de tener enfermedades y daños oxidantes del cerebro.

Consumo de azúcar

Los azúcares refinados, alimentos fritos y embutidos interfieren el desarrollo neurológico.

Cubrir la cabeza mientras se duerme

Eso dificulta la circulación del aire en el cerebro, aumentando que se acumule el gas carbónico y reduce el oxígeno.

Contaminación

Las sustancias tóxicas, contaminación del tranporte, fábricas, entre otras cosas causa dolores de cabeza.  

Comer demasiado

Comer de más, acumulan sustancias extras que forman grasa, endureciendo las arterias del cerebro.

¿Cómo puedo mejorar mi salud mental?

Ejercicios mentales

Pensar, leer un libro, hacer juegos interactivos como crucigramas ayuda a estimular la mente.

Las frutas y las verduras son esenciales

Estimulan la actividad cerebral.

El pescado es muy importante

ES rico en omega 3, que favorece la relación de las neuronas.

También: ¿Cómo saber si tu sistema inmunológico es fuerte?