Luego del parto, prosigue la lactancia materna, y es un tiempo en el que muchas mujeres lo afrontan con poco conocimiento y muchos temores, sin olvidar que es algo natural y de múltiples beneficios.

En los últimos años, para la madre, amamantar a su hijo de forma exclusiva ha tenido muchas interrogantes, sin dejar a un lado los estigmas sociales que prevalecen por esta práctica, siendo más cuestionada cuando se realiza en la vía pública. Por eso, tunota habló con la neonatóloga y asesora en lactancia materna, Yency Peralta, para conocer sus beneficios.

Lea: La estimulación temprana abona a la madurez de los niños

Peralta explicó que los beneficios no solo son para el bebé, también es favorecida la madre y el mundo, pues es una práctica que no daña el ecosistema. En el bebé, “disminuye el riesgo de infecciones durante el primer año de vida, infecciones comunes como diarreas, en el área respiratorias y algunas alergias. A largo plazo, previene el riesgo de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión e incluso cáncer”, señaló.

La madre recibe beneficios tempranos y tardíos

De forma temprana, disminuye el riesgo de hemorragias después del parto, de depresión en el proceso posterior a dar a luz; también, ayuda a que el útero de la madre se recupere más pronto después del embarazo y a largo plazo disminuye el riesgo de cáncer de mama y de ovarios, explicó la neonatóloga.

Beneficios

Peralta advirtió que si se promoviera más lactancia materna se contribuiría a tener un planeta más saludable, porque, “las fórmulas, por su preparación, y por los envases en que son fabricadas, no son amigables con el ambiente, así que, al dar leche materna, que es el oro líquido que existe para los bebés, en su envase original (el pecho), es un envase no desechable”.

Vea también: Cuidar el oído previene el desequilibrio corporal

“Eso significa que, si un bebé quiere tomar pecho hasta los ocho años, no es malo. También, si la mamá quiere destetarlo a los dos años, tampoco es malo. Esa es una decisión que tomarán en conjunto”, añadió Peralta.

El primer contacto de la madre con su bebé es muy importante, señaló la neonatóloga. Foto: Timonel.mx.

Mejor producción

Ante el desconocimiento del proceso, para lograr una mejor producción de leche, lo ideal es informarse antes del nacimiento del bebé, sugirió.

Las recomendaciones que ofrece son:

-La información que obtenga la mamá debe abarcar desde cómo ocurre la bajada de la leche, cuáles son los diferentes cambios de la leche materna, cómo se puede colocar al bebé para que se alimente correctamente hasta cómo lograr un buen agarre. Todo esto hará que la madre esté más segura de la lactancia durante los primeros días y provocará una lactancia más prolongada.

-No existen líquidos o alimentos para que la mamá pueda ingerir y que aumenten la producción de leche; las tabletas de levadura de cerveza, los tés, agua, pinol, entre otros, no incrementan la producción de leche, lo que realmente produce es un aumento es la succión del bebé.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

-En cuanto a la dieta de la mamá, ningún alimento es prohibido durante la lactancia, las mamás pueden alimentarse de forma variada, y deben consumir dos litros de agua al día, al menos que el médico sospeche alergia a la proteína de la leche de vaca y en ese caso se restringen ciertos alimentos que deben ser evaluados y diagnosticados por el médico pediatra y es él quien dará las recomendaciones. Pero, los bebés sanos, de mamás sanas, no deben restringir ningún alimento.

-La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años o más.

Dato: El proceso de destete debe ser gradual, un proceso de varios días para que no sea traumático para el bebé y le afecte.

Puede interesarle: Norovirus, la enfermedad que pone en alerta pero que no es tan nueva como se piensa, ¿Cómo se transmite?