La miel siempre ha sido popularizada como remedio natural a los dolores de garganta, tos o por un resfrío al usarse con limón, té, o sola y ahora estudios comprobaron que esta costumbre, que ha pasado generación tras generación, es verídica según la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Los estudiosos de Oxford, incluso, la han llegado a considerar como más efectiva que los antibióticos o medicamentos que están a la venta en farmacias, ya que compararon, con otras investigaciones, que no solo alivia la tos y el resfriado, sino que también no tiene efectos secundarios malignos.

En los resultados, publicados en la revista científica British Medical Journal, con un 36 por ciento la miel reduce con más frecuencia la tos que los medicamentos y disminuyendo la tos en un 44 por ciento. Además, el estudio comprobó que la miel ayuda a que la persona se recupere en tan solo dos días de estas infecciones.

La miel es considerada el mejor antibiótico para los resfriados, según la Universidad de Oxford. Foto: Pinterst Salud180.

Felipe Rivera, doctor broncopulmonar mencionó en el estudio que la miel tiene propiedades antibacterianas y antisépticas, impidiendo el crecimiento bacteriano, por eso, la miel se puede guardar y mantener en un lugar fresco por mucho tiempo y no afecta su calidad.

“La miel es segura para la mayoría de la población, no solo para las personas alérgicas y los niños”, dice la investigación.

Sin embargo, la miel no debe darse a menores de un año de edad ya que corren riesgo de producir bacterias y toxinas en los intestinos, puede ser fatal para un bebé. El estudio recomienda que se le dé a los niños después de los dos años de edad.

“No hay miel buena o mala, eso depende de las propiedades terapéuticas del néctar”, sostiene el estudio.

También: ¿Quieres evitar la comida chatarra? Estos son los aperitivos saludables que nunca te deben faltar