Los remedios caseros pueden varias de país a país y hasta de casa en casa, por lo que muchas personas se preguntan para qué sirve el té de limón y cuáles son sus verdaderos beneficios.

Por té de limón, se pueden entender varias cosas, ya que hay una variedad muy grande tés. Está el té de limón (fruta cítrica) y el té de zacate limón, una hierba cítrica. En este caso, esa palabra hace una gran diferencia, tanto para el sabor como los beneficios de la bebida.

El té de zacate limón tiene un aroma dulce y tiene un sabor similar, manteniendo el sabor cítrico por lo que es llamado "zacate de limón".

Planta de zacate limón. Foto: El norte hoy Costa Rica
Planta de zacate limón. Foto: El norte hoy Costa Rica

El zacate es una planta, de hoja larga y delgada que se puede sembrar en todo tipo de clima y desde la casa.

Ahora bien, el té solamente de limón, no necesariamente se hace para que tenga un buen sabor o aroma, sino porque tiene propiedades curativas para la inflamación de la garganta.

Por lo que, el té de limón, al que se le puede agregar, jengibre, tiene como principal beneficio curar una tos o un ardor de garganta que se desarrolla luego como un catarro.

Debes saber, que el té de limón con jengibre, no tiene un sabor agradable en ocasiones; ya que, para que tenga un efecto más poderoso a la hora de ayudar con la inflamación, se debe dejar con el zumo, lo que hace de este té extremadamente amargo.

Modo de preparación

Preparar los tés siempre es relativamente sencillo, solo se necesita de la fruta, hierba, planta en la que se basará el té y luego tener paciencia para que esté listo con el agua hirviendo.

Los únicos ingredientes que necesitas:

  • Agua
  • Limón o lima
  • Jengibre
  • azúcar (opcional)

Los ingredientes que se necesitan son pocos y el modo de preparación es igualmente de sencillo.

Un té como tal, se refiere a una infusión de ingredientes, por lo que lo que esto conlleva, es que el agua obtenga los nutrientes y sabores necesarios de la hierba o fruta.

Los tés por miles de años han sido utilizados, no solo por su peculiar sabor pero por sus usos como medicina alterna y natural.

Procedimiento

  • Primeramente, se deben colocar dos tazas de agua en una olla de cocina, y a fuego alto, hay que esperar hasta que el agua comience a hervir.
  • Como segundo paso, hay que cortar el limón en rodajas. Depende de cuánto limón queremos que tenga el té, podemos cortar de uno a dos limones. Es importante no pelar el limón, ya que el zumo es vital para las propiedades curativas del té.
  • Una vez partimos el limón, lo colocamos en el agua sin que esta comience a hervir.
  • Al igual que el limón, el jengibre hay que partirlo, pero sí hay que pelarlo. Solo hay que colocar una pulgada de jengibre pelado y cortarlo en rodajas finas.
  • Hay que permanecer pendientes del agua, ya que justo cuando comience a hervir, se debe colocar el jengibre y apagar el calor de la estufa. Posteriormente tapamos la olla y esperamos unos minutos.
  • Una vez esperemos lo suficiente (7 minutos), podemos servir el té sin las rodajas de limón y el jengibre en una taza.

Cabe recalcar, que el sabor de este té no es agradable, ya que, su principal propósito no es que sepa bien, sino que sea principalmente un remedio.

El té se debe tomar mientras siga lo suficientemente caliente para ingerirlo. A medida pasen las horas, el jengibre hará que se vuelva picante e intomable, por lo que es importante tomarlo inmediatamente salga, o lo más pronto posible.

Lea: Descubre los múltiples beneficios a la salud que tienen algunas plantas de interiores