Existen diversas causas que influyen en la aparición de diferentes tipos de hongos en los pies.

Este tipo de microorganismos prospera en ambientes húmedos, cálidos y oscuros, por lo tanto, los pies pueden ser un lugar ideal para ellos. 

Los hongos pueden vivir en las uñas, en los tejidos muertos del cabello e incluso en las capas más externas de la propia piel. Esta condición, también conocida como pie de atleta, es tan común que se estima que 7 de cada 10 personas sufrirán infecciones de hongos en la piel, mientras que el 45 por ciento tendrá episodios recurrentes durante más de 10 años.

Vea: Solo un 5% de la población tiene estas características únicas ¿Eres uno de ellos?

Conozca los tipos de hongos en los pies y los síntomas que se presentan

Es importante que inicie tratamiento contra la micosis en los pies, antes que se expandan y se hagan más resistentes y más difíciles de eliminar.

Hongos interdigitales

Este es el tipo de pie de atleta más común. Como su propio nombre indica, se suele localizar en la zona interdigital, es decir, en la zona interior de los dedos de los pies. Pueden causar ardor y picazón, además de extenderse a otras zonas del pie si no son tratados a tiempo.

Hongos plantares

También se conoce como dermatofitosis y se caracteriza por extenderse por toda la zona plantar. Es, básicamente, una descamación de la piel. Suele comenzar como una pequeña irritación, picazón o sequedad en la piel de la planta del pie. Pero pronto notarás que la piel empieza a agrietarse e incluso a molestar bastante.

Hongos en los pies vesiculares

Es la afección menos habitual del conjunto. Produce prurito y dolor localizado. Se suele caracterizar por la aparición de pequeñas ampollas o vesículas llenas de líquido, las cuales se pueden encontrar, principalmente, en la planta del pie.

Los siguientes hábitos favorecen el contagio de hongos en los pies

  • No secar adecuadamente tus pies tras el baño, especialmente entre los dedos. 
  • Usar con frecuencia calzado hecho a partir de materiales sintéticos. Estos materiales no suelen dejar respirar la piel, por lo que al no transpirar se humedecerá la zona y puede dar lugar a la aparición de esta condición
  • Utilizar calcetines que no favorecen la correcta transpiración. Lo recomendable es usarlos siempre de algodón. 
  • Transitar por superficies húmedas de uso público sin chanclas o zapatos, como es el caso de duchas, vestuarios o piscinas. 
  • Compartir zapatos, calcetines o toallas con otras personas. 
  • Tener contacto directo con superficies contagiadas por los diferentes tipos de pie de atleta. Puede tratarse de un suelo contaminado o bien de prendas de vestir usadas por otra persona infectada, como los calcetines, las toallas, los zapatos, etcétera.

Además: Coronavirus: ¿Debo usar anillos, relojes u otras alhajas durante la pandemia de covid-19?