En las últimas décadas, los científicos han descubierto que algunos remedios caseros funcionan perfectamente, y los han respaldado tal como las abuelas los han utilizado por años.

Tés para aliviar el dolor de cabeza, inflamaciones, resfriados, molestias musculares, náuseas o ansiedad, son algunos de ellos.

Remedios caseros que debes conocer

Cúrcuma para la inflamación

La cúrcuma lleva siglos entre nosotros, y cuando se trata de dolores e inflamaciones, los estudios respaldan su uso, pues alivia el dolor hasta en pacientes con artrosis con las misma eficacia de una pastilla.

Jengibre para las náuseas y el dolor

¿Quién no ha utilizado el jengibre para los resfriados, dolor de garganta o náuseas?

El jengibre también es conocido por su eficacia contra inflamaciones, por lo que si estás con dolor de cabeza o un poco mareado, puedes tomar un té de jengibre con confianza.

Aceite de eucalipto para el dolor

El eucalipto está en la lista de los remedios caseros que ayudan aliviar dolores corporales. Además, su uso contra la congestión es de uso tradicional, ya sea a través de su aceite o sus hojas.

Es importante saber que el aceite de eucalipto no es para todos, y que se debe tener espacial cuidado de no usarlo en bebés y mascotas.

Menta para la digestión 

La menta puede tener varios usos y beneficios contra el dolor articular y muscular e, incluso, mejora la digestión. Estudios demuestran que así como la fibra, la menta ayuda a reducir los espasmos, la diarrea y el dolor abdominal.

Lavanda para la ansiedad

Diversos estudios han demostrado que la lavanda ayuda a aliviar las migrañas, reducir episodios de ansiedad o problemas para dormir o concentrarse.

Al utilizarse como té o aceite, la lavanda puede ayudar a relajar la mente y el cuerpo.