La cúrcuma es una planta medicinal, perteneciente a la misma familia que el jengibre, cuya raíz tiene un característico color naranja o amarillo intenso. Esta raíz transformada en polvo, es lo que conocemos como: condimento o colorante alimentario. 

Probablemente alguna vez alguien de tu círculo la haya, nombrado como azafrán de raíz, como palillo o como azufre de Indias, pero en la práctica hablamos del mismo elemento.

La cúrcuma es originaria del Sureste AsiáticoFoto: medicalnewstoday

¿Para qué sirve el té de cúrcuma?

A continuación vamos a enumerarte algunos de los beneficios de la cúrcuma para el organismo.

  • Reduce los síntomas de la artritis

Como antiinflamatorio, la curcumina puede ayudar a reducir los síntomas más prominentes de la artritis.

Un estudio determinó que, de 206 adultos en Estados Unidos con artritis reumatoide auto-reportada, el 63 por ciento usó suplementos no vitamínicos para controlar sus síntomas, siendo la cúrcuma el producto más popular.

Muchas personas agregan otros ingredientes al té de cúrcuma para mejorar el sabor. Foto: deliciaskitchen.
  • Mejora la función inmune

La curcumina puede mejorar la función inmune con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antivirales y antibacterianas. La curcumina actúa como un modulador inmune, ayudando a regular la función de las células inmunes contra el cáncer.

  • Ayuda a prevenir y tratar el cáncer

Una de las propiedades terapéuticas clínicamente más establecidas de la curcumina es su acción contra el cáncer.

Como antioxidante y antiinflamatorio, se cree que la curcumina reduce el riesgo de que las células del cuerpo se dañen, reduciendo el riesgo de mutaciones celulares y cáncer.

  • Previene y trata la enfermedad de Alzheimer

Según estudios, la curcumina puede ayudar a reducir el riesgo de varias afecciones neurodegenerativas.

Los expertos creen que sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias reducen el daño celular, la inflamación y los depósitos amiloides, o placas, que aparecen con estas afecciones.

  • Ayuda a prevenir y controlar la diabetes

Los medicamentos tradicionales han utilizado la cúrcuma para la diabetes durante miles de años.

Varios estudios que utilizan modelos animales y humanos han demostrado que el suplemento de curcumina puede tener propiedades contra la diabetes.

  • Ayuda a la pérdida de peso

Usar cúrcuma puede ayudar a las personas con trastornos metabólicos a bajar significativamente su índice de masa corporal.

También puede ayudar a reducir la leptina, que es una hormona que regula el apetito y el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Otros beneficios de la cúrcuma

  • Mejora la digestión.
  • Combate resfriados y gripes.
  • Evita las crisis de asma.
  • Desintoxica el hígado.
  • Regula la flora intestinal.
  • Trata problemas en el hígado.
  • Estimula el sistema inmune.
  • Alivia la inflamación en la piel como eccemas, acné o psoriasis.

Debido a todos estos beneficios, y muchos otros más, la cúrcuma es una buena aliada para tratamientos de enfermedades como la diabetes, el colesterol alto, las úlceras gástricas o el cáncer.

¿Cómo preparar el té de cúrcuma?

Puedes preparar el de cúrcuma usando polvo puro de cúrcuma o cúrcuma rallada, molida o deshidratada.

Las preparaciones de cúrcuma fermentada, que se vende comúnmente como productos de té, afirman tener mayores concentraciones de curcumina biológicamente disponible o absorbible.

A continuación, se muestra una receta para preparar 1 taza de té de cúrcuma:

Ingredientes

  • 1 taza de agua o leche
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra

Instrucciones

  1. Hierve el agua o la leche.
  2. Añade los demás ingredientes al líquido hirviendo.
  3. Sumerge durante 10 a 15 minutos.

Después de completar estos pasos, si deseas puedes colar el té en un recipiente y dejar que se enfríe antes de beberlo.