Salir a buscar un empleo se ha convertido en los últimos tiempos, en todo un desafío para los jóvenes que, en ciertos casos, acaban de finalizar sus estudios y ahora se incorporan al mundo laboral.

La búsqueda de empleo es un camino difícil que requiere de paciencia, perseverancia y sobre todo, de una presentación destacada personal, empezando por la hoja de vida, actitudes y destrezas.

Aunque es difícil de creer, muchas empresas hoy en día toman mucho en cuenta y se enfocan principalmente en las habilidades, aptitudes y el valor agregado que puedes ofrecer en el puesto de trabajo y por supuesto dentro de la organización.

Cabe destacar, que para mostrar un perfil apto y adecuado para cualquier puesto de trabajo, es necesario obtener una hoja de vida que refleje una disposición de aprender y seguir creciendo profesionalmente.

Cinco consejos para conseguir un empleo sin experiencia

Prepara una hoja de vida ordenada y profesional

La hoja de vida es la primera impresión que brindarás a la empresa, es por ello, que la presentación de tu perfil personal, académico y profesional; debe ser un punto primordial para mostrar orden, creatividad y una buena imagen.

En el curriculum trata de resaltar tus puntos fuertes, como estudios, pasantías, actividades extracurriculares, cursos, procesos formativos e idiomas

Este documento no debe de ser extenso y puede tener un máximo de dos hojas, donde expliques con brevedad tus datos personales, referencias y aptitudes. Su elaboración debe ser sencilla, con un diseño simple pero que llame la atención.

Un punto muy importante que debes tomar en cuenta cuando hagas tu hoja de vida, es adaptarla a la oferta de empleo, muestra capacidades similares a las que necesita la empresa e incluso puedes agregar una carta de presentación.

Postúlate a las ofertas adecuadas

Una de las equivocaciones al momento de postularse a un empleo, es enviar la hoja de vida a puestos que no concuerdan con tus experiencias, capacidades ni objetivo.

Es de suma importancia que conozcas y determines con seriedad, a que puestos puedes aplicar, conociendo a profundidad las actividades y responsabilidades que conlleva la oferta laboral.

Destaca tus logros académicos

Los títulos, logros académicos y premiaciones son un punto de referencia que muchas empresas toman en cuenta para conocer tus habilidades y capacidades.

Estos datos debes de destacarlos en tu hoja de vida y mencionarlos al momento de una posible entrevista, así como mostrar las herramientas, programas o experiencia que has logrado obtener en algún proyecto, pasantía, emprendimiento o voluntariado.

Cuida tu imagen personal en la entrevista de trabajo

La primera entrevista de trabajo es una situación que suele poner nervioso a cualquier persona, en este caso, es necesario que demuestres que puedes desenvolverte de una forma adecuada.

En una entrevista, debes de dar una buena impresión, comenzando con una vestimenta formal y adecuada, preferiblemente con colores neutros, evitando prendas llamativas, deportivas o inadecuadas.

Durante el proceso, debes de mostrar un lenguaje corporal y actitud segura, para que lo que expreses genere un impacto positivo.

Aplica al puesto, aunque necesite experiencia

Este punto tómalo muy bien en cuenta, pero no lo confundas con aplicar a todas las ofertas laborales, que no concuerden con tu perfil o área de desempeño.

En este caso, debes de aplicar a las ofertas que contengan las aptitudes y capacidades similares a tu hoja de vida y si piden requisitos, igual aplica no perderás nada.

Pero ojo, trata de dar una buena impresión envía tu CV y una carta de presentación, donde expliques tu motivo y tus ganas de aprender o crecer profesionalmente. Ya que esa es una iniciativa, que en muchos casos los reclutadores toman en cuentan.