Un joven hondureño que lo perdió casi todo a causa de Eta y, posteriormente, lo poco que había rescatado se lo llevó Iota, en el sector de Chamelecón, San Pedro Sula, Cortés, sorprendió a todos al publicar un emotivo video en sus redes sociales, mientras caminaba entre las calles inundadas rumbo a su vivienda.

Se trata del artista hondureño Geyse Varela, quien grabó su recorrido para llegar a su casa en la residencial Montebello de Chamelecón, al norte de Honduras, lugar que se vio completamente inundado a causa del desbordamiento de los ríos provocados por Iota. 

Temas relacionados

“Yo mido 1.80 metros y vean hasta dónde me llega el agua”, dijo mientras caminaba con el agua casi al cuello. “Aquí hay corriente. Esto es el sector de Chamelecón, la residencial Montebello, señores”, añadió. 

VEA: Alerta en ocho comunidades de Omoa ante nuevas inundaciones por aguas provenientes de Guatemala

Varela, mientras caminaba y su parte inferior del cuerpo era cubierta por el agua, comentó que perdió todo a causa de Eta e Iota y ahora no le queda más que hacerse fuerte y seguir adelante. 

En ese sentido, el joven dijo a sus más de 19 mil seguidores que hay realidades que hay que aceptar porque nos enseñan a ser mejores. 

“Así estamos acá, por una parte, son cosas que pasan uno debe de aceptar la realidad porque esto es parte de la naturaleza de la vida. No somos los únicos que hemos vivido esto”, reflexionó. 

LEA: Alertan de más derrumbes y deslaves en varias zonas de Honduras debido a saturación de suelos

“Por otra parte, pues, yo lo veo como oportunidad para surgir. Todas las crisis, todas las catástrofes son oportunidades. Díganme, ¿cuántas personas no se han levantado cuantos millonarios, empresarios, cuántos motivadores inspiracionales se han levantado de las crisis que lo han perdido todo?, luego son hombres que inspiran a otras personas”, reconoció Varela.  

El joven finalizó con un último pensamiento: “Las crisis no son malas con otra oportunidad para crecer. Así debemos de ver las crisis”. 

Tras el paso de Iota, y dos semanas después del devastador Eta, gran parte del Valle de Sula, sigue bajo el agua. Las pérdidas son millonarias.