Italo Vásquez con tan solo 18 años cautiva el parque de su natal Valle de Ángeles un pueblo turístico que alberga cada día algunos turistas, mismos que son espectadores y testigos del enorme talento de este catracho saxofonista.

La música siempre ha formado parte de su vida, siendo uno de sus pasatiempos favoritos.

Sociable, empático y educado, son partes de las características que definen al joven artista. Compartió con tunota en una agradable entrevista y dio detalles de lo que hace a diario y parte de sus proyectos de vida.

Lea: Juan Vásquez, pintor hondureño que transforma problemas sociales en arte

A una temprana edad sus padres se separaron y él quedó a cargo de su papá y hermana mayor, sin perder el contacto con su madre. A pesar de esto, Italo catalogó como una buena etapa de su vida.

Italo Vásquez es un apasionado por el saxofón. Foto: Cprtesía.

Bandas

Comenzó en la música cuando integró la banda de su primer colegio y tocaba el clarinete, eso en 2016.

Un año después se trasladó a otra banda del mismo pueblo en donde le dieron la oportunidad de tocar un saxofón tenor, bajo las enseñanzas de Sergio Palomo, saxofonista profesional hondureño.

“En 2019 inicié a estudiar en la Escuela Nacional de Música con saxofón alto como instrumento principal. Luego tuve que dejarla por el Covid-19 y por cuestiones económicas. El próximo año continuaré mis estudios en el Conservatorio de Música en Tegucigalpa”, adelantó.

Italo Vásquez en una de sus presentaciones. Foto: Cortesía.

Música en la calle

Este joven músico ha vivido dificultades en su recorrido musical. Señaló que estudiaba música de lunes a viernes y sábados y domingos, trabajaba como mesero en un restaurante local.

“Luego, en pandemia, me puse a estudiar todos los días saxofón y pues cuando se empezó a reactivar el comercio quise experimentar a tocar el saxofón en las calles para poder aportar algo de comida a mi casa, ya que vivía solo con mi papá y él no tenía ingresos. Actualmente toco los fines de semana en el parque de Valle de Ángeles”.

Italo ya ha tenido experiencias fuera del país, pues en 2017 tuvo la oportunidad de participar en una competencia de bandas en Petén, Guatemala, quedando en segundo lugar.

Luego en 2019 con la misma banda fueron invitados a un desfile navideño en Costa Rica.

Vea: Iván Juárez, una exestrella de rock y un docente hondureño apasionado por la música

En ese mismo año, participó en el Honduras Sax Festival en el cual recibió clases con profesionales del saxofón costarricenses y americanos.

Este año pudo participar en la apertura de las fiestas patrias el 1 de septiembre para invitados y personal de la Procuraduría General de la República, entonando las gloriosas notas del himno nacional.

Italo es un apasionado por las artes, pues no solo le gusta la música, sino que le atrae la pintura, gastronomía y el dibujo.

Cada vez que se pone en escena, le inspira saber que alguien le escucha tocar. "Y como dice el dicho 'la música habla donde la palabra enmudece', trato de expresar lo que siento mediante sonidos, algo prácticamente inexplicable", señaló.

Dentro de sus planes está graduarse como bachiller con orientación musical en el Conservatorio de Música, luego estudiar una licenciatura en música en Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Italo Vásquez en una galería de arte tocando saxofón. Foto: Cortesía.

"Luego, quiero montar un comedor con jazz en vivo y pues a largo plazo salir a estudiar una maestría en saxofón en el extranjero", puntualizó.

“Si cuidas y practicas lo que te gusta, te sacará de muchas situaciones, y lo primordial es tener una visión personal y mucha disciplina de base”.

Italo Vásquez. Saxofonista hondureño.