Juan Vásquez forma parte de esa amplia cantidad de artistas que son dignos representantes de la cultura hondureña y es merecido que se destaquen sus maravillosos trabajos, llenos de color, historia, talento y sacrificios.

A sus 34 años, Juan Vásquez ha pintado en diferentes pueblos mágicos de Honduras, uniéndose al objetivo de pintar en diferentes ciudades del país.

Algunos murales destacan en Tegucigalpa, San Marcos de Colón, Choluteca; Nacaome y San Lorenzo, Valle; Olancho, Santa Bárbara, Cantarranas y Tatumbla, en Francisco Morazán, La Ceiba, Corozal, Sambo Creek, Minas de Oro, Comayagua.

Lea: ‘Tecla’ Martínez llevará su talento a Colombia y representará a Honduras

Disfruta leer, el cine, café, practicar bicicleta, caminar, viajar, ver las estrellas y conectar el arte con la música.

Siempre trata de ser creativo, soñar sin descanso y transmitir buenas vibras a los demás.

Juan Vásquez posa junto a uno de sus murales. Foto: Cortesía.

Resiliencia

Vásquez conversó con tunota de forma amena y dio a conocer detalles de su vida que lo llevaron a ser el artista que es.

“Tuve una infancia muy difícil, fui hijo de madre soltera, trabajé desde niño, sufrí violencia en las calles, situaciones de muy baja economía, mamá solo trabajaba, tiempos muy tristes”.

Pero no se rindió y a creció, a los 21 años, de manera autodidacta comenzó en el tatuaje, y después un amigo le invitó a pintar con su grupo de artistas y ahí nació el pintor y muralista en el que se ha convertido.

Nunca dejó de estudiar y al llegar el turno de iniciar los estudios superiores, comenzó la carrera de Pedagogía y ciencias de la educación, con orientación en administración de recursos Humanos, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y la concluyó.

Otro de los increíbles trabajos en pared de Juan Vásquez. Foto: Cortesía.

Una salvación

Desde temprana edad le llamó mucho la atención el arte y la posibilidad de crear.

“Cuando tatuaba, eran maquinas artesanales, luego poder pasar al mundo del arte y experimentar con los colores y las formas, cambio mi percepción de los espacios y la vida”, indicó.

“Fue una experiencia renovadora que cambio mi vida. Tenía una vida mecánica sin muchos propósitos para mi existencia, ahora veo infinitas posibilidades de poder transformar el mundo con el arte y los colores, cambiar una pared gris por un mundo lleno de color y vida”.

Juan Vásquez aprovechó la oportunidad para solicitar el apoyo de las entidades estatales y municipales para dar mejores condiciones a los artistas y seguir cumpliendo el suelo de pintar el país.

"Transformar los problemas personales y sociales a arte".

Vea: David Sagastume, un pintor a todo terreno que representará a Honduras en México

Participaciones

Este catracho es un artista a todo terreno, pues no solo pinta murales y piel, sino que impregna su talento en pieles, lienzo y todo lo que le permita aplicar color.

También, señaló que desea seguir aprendiendo sobre otras áreas del arte, como la escultura y cerámica.

Dentro de sus participaciones, destacan concursos de arte en la UNAH, Festival intercultural de artes en Nicaragua, FICUA, exposiciones en Banco Central de Honduras en Choluteca.

Asimismo, encuentros de muralismo en todo el país: Cantarranas, Santa Bárbara, Arada, Duyure y los lugares que se mencionaron anteriormente.

“La inspiración llega al momento de ver las paredes, las personas, el entorno, mucha introspección y motivado por la música, la combinación de muchos factores, guiados por el corazón y la pasión por esta maravillosa forma de crear”.

Ha compartido espacios con artistas de Ecuador, México, Colombia y demás ciudades del país. planea retomar la elaboración de tatuajes, expandir sus conocimientos y crear un espacio de formación artística de manera gratuita para todos.

“Como dice mi viejita, mientras hay vida, existe la esperanza. Escuchen a su corazón, ninguna batalla ha sido fácil pero cuando ya vas por la mitad de la contienda, has logrado mucho. Buena vibra y mucho color para todos”.

Juan Luis Vásquez. Pintor y muralista hondureño.