La comunidad católica de España se encuentra en medio de una polémica tras la difusión de imágenes virales que muestran a un padre llevando a cabo una misa de manera poco convencional.

El sacerdote detrás de esta controvertida acción es Francisco Cánovas Rodríguez, quien, según reportes de El Tiempo, buscaba brindar alegría a los niños que asisten a la iglesia Los Salesianos de Algeciras, en España.

Durante la ceremonia, el padre hizo una pausa en la liturgia para rociar agua bendita a los fieles, pero en lugar del método tradicional, optó por una pistola de agua.

Su acción desencadenó risas y gritos de felicidad entre los presentes, especialmente los más jóvenes y niños, quienes hasta levantaron las manos para recibir el líquido.

Algunos creyentes que presenciaron el curioso evento comentaron que el padre comparó la ceremonia con un segundo bautismo para los niños, lo que llevó a la celebración a transcurrir con normalidad hasta ese punto.

Sin embargo, su decisión ha generado opiniones encontradas entre los fieles. Algunos aplauden su intento de hacer la misa más accesible y divertida para los más pequeños: "Es una forma de ir ganándose a los niños".

Mientras que otros consideran que esta práctica constituye un irrespeto a las tradiciones de la iglesia católica: "eso es una payasada" y "por eso ya no nos respetan".

Para algunos fieles, el uso de este juguete podría fomentar una mentalidad errónea en los niños y socavar el significado de los rituales tradicionales.

La controversia continúa mientras la comunidad reflexiona sobre la adecuación de este tipo de innovaciones en el contexto religioso y la importancia de preservar las costumbres y el respeto hacia la liturgia católica.

Esta nota fue creada con ayuda de la Inteligencia Artificial

LEA TAMBIÉN: 'Me siento francesa': joven niega haber nacido en Latinoamerica