La agente especial a cargo de la División de Operaciones Especiales de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Wendy C. Woolcock, reveló un documento en donde se expone toda la investigación realizada por la agencia estadounidense en contra del excongresista hondureño, Juan Antonio Hernández Alvarado, alias "Tony", quien el martes (30.03.2021) recibió una condena de cadena perpetua más 30 años de prisión por cuatro delitos relacionados con el narcotráfico.

Según el documento de la DEA, Hernández Alvarado participó o coordinó al menos dos asesinatos ligados al tráfico de drogas en Honduras, entre los que se menciona a un rival de Tony, llamado Franklin Arita y otro conocido como alias "Chino".

De acuerdo con la investigación, estos dos asesinatos fueron coordinados junto a Juan Carlos "El Tigre" Bonilla, exjefe regional de la Policía Nacional en el departamento de Copán, al occidente de Honduras, en 2011.

"En 2011, Tony Hernández y Alexander Ardón -exalcalde de El Paraíso, Copán- provocaron el asesinato de un narcotraficante rival llamado Franklin Arita en el departamento de Copán. Tony Hernández ordenó a Juan Carlos "El Tigre" Bonilla, jefe regional de la Policía Nacional responsable del departamento de Copán en ese momento, que dispusiera el asesinato de Arita, que fue ejecutado por sicarios utilizando dos lanzagranadas de 40 milímetros, M-16 e israelíes, hizo rifles de asalto Galil", expone el informe de Wendy C. Woolcock.

Asimismo, indica que en 2013, Tony Hernández trabajó con otros narcotraficantes, incluido Ardón para asesinar a un narcotraficante conocido como "Chino" porque a "Tony Hernández le preocupaba que ¨Chino¨ pudiera cooperar con la policía".

https://youtu.be/JadjrWbQpn4

Asesinato ligado a Nery López Sanabria

La DEA pone en contexto que Tony Hernández mantenía negocios con Nery López Sanabria, quien fue detenido en 2018 y a quien se le confiscaron varios libros de contabilidad de drogas en un compartimiento secreto de su automóvil.

"Uno de los libros de contabilidad estaba etiquetado como ¨Trabajo duro 2018¨ y reflejaba un envío de cocaína de 650 kilogramos con Tony Hernández. Al menos uno de los otros libros de contabilidad incautados por la policía hondureña en 2018 contenía referencias a "JOH", iniciales utilizadas por Juan Orlando Hernández", señaló la DEA.

Ocho días después de que el jurado declarara culpable a Tony Hernández, el 26 de octubre de 2019, López Sanabria fue asesinado en una prisión de máxima seguridad en Honduras.

"Los abogados de López Sanabria confirmaron a los medios de comunicación que uno de los familiares de Tony Hernández y un investigador contratado por la familia de Hernández habían realizado visitas no autorizadas a López Sanabria antes del juicio de Tony", según la DEA.

https://twitter.com/DEAHQ/status/1377266029466939392

Un vídeo de las cámaras de seguridad de la cárcel revelaron el día del asesinato de López Sanabria hablando con el director de la instalación, Pedro Ildefonso Armas, mientras un hombre enmascarado pasa y abre una puerta cercana.

Varios individuos forcejearon la puerta y disparan y apuñalan a López Sanabria hasta la muerte. Posteriormente, el 9 de diciembre de 2019, un grupo de asaltantes desconocidos asesinó a José Luis Pinto, un abogado que representaba a López Sanabria.

Tres días después, el 12 de diciembre de 2019, un grupo de sicaros en motocicletas asesinó a Ildefenso Armas, el director de la instalación en la que fue asesinado López Sanabria, en Tegucigalpa.

Vea además: DEA: El papel de Tony Hernández era de un líder en una violenta conspiración de tráfico de drogas patrocinada por el Estado