Hoy, 15 de septiembre, Honduras celebra 200 años de independencia de la Corona de Española en medio de retos que no han podido ser vencidos en dos siglos de emancipación; como la corrupción, la pobreza, narcotráfico, violencia criminal e impunidad.

Hace 20 décadas los próceres que proclamaron la independencia en Guatemala nunca imaginaron que en todos estos años de historia los países Centroamericanos iban a cargar con una pesada cruz que sería heredada a todas las generaciones.

A las 6 de mañana, se prevé que el Himno Nacional haga eco en cada rincón de Honduras; se reactiven los fervores patrios, un corto periodo que hace olvidar las dolencias producidas por la agonía de cargan muchos hondureños y que se acentúan con el embate de la pandemia del covid-19.

Lea también: ¿Qué representaron José Cecilio del Valle, Francisco Morazán y Dionisio de Herrera en la independencia de Honduras?

La cruz de la corrupción heredada de la colonia

La festividad es un recorrido lleno de alegrías, pero también de muchas de tragedias que han consumido los sueños y esperanzas fallidas, una de estas es la corrupción.

Para el historiador Libny Ventura la corrupción es una herencia de los españoles que transmitieron a territorios que colonizaron.

La corrupción “era una cultura del imperio español, el mismo rey era corrupto vendiendo títulos de nobleza para poder mantener las guerras de Europa, había inmunidad para las clases nobles, algo que hasta hace poco existía para los diputados”, manifestó Ventura.

En 1867, en la administración del gobierno de José María Medina , se suscitó el primer acto de corrupción más emblemático del siglo XIX; 47 años después de la independencia.

José María Medina, presidente de Honduras de 1863 a 1876, impulsó la construcción de un ferrocarril que terminaría en fracaso.

Este es el caso del ferrocarril que pretendía conectar el norte con el sur de Honduras, pero fue un fracaso total.

El embajador de Honduras en Inglaterra, Carlos Gutiérrez , solicitó en Europa un préstamo de 14 millones 757 mil 818.65 libras esterlinas para construir el Ferrocarril Nacional, pero solo se recibieron más de 400 mil; cita el libro 100 años de Corrupción e Impunidad publicado por el Concejo Nacional Anticorrupción (CNA).

El dinero fue a parar a los bolsillos de funcionarios de gobierno que cobraban jugosas comisiones.

La construcción no se concluyó, sólo se logró construir 56 millas en los tramos del Valle de Sula, de las vías que conectarían la Costa Atlántica con el Golfo de Fonseca; el proyecto fue considerado como el ferrocarril más caro del mundo.

“Ochenta y seis (86) años después se terminó de pagar la deuda acordada. Este funcionario hipotecó al país por casi un siglo”, cita el libro 100 años de Corrupción e Impunidad.

Estación del Ferrocarril Nacional en San Pedro Sula. Foto: Internet

También le puede interesar: Bicentenario de Independencia: ¿Por qué la República Federal de Centroamérica fue un intento frustrado?

Corrupción en el gobierno de Soto

Se ha conocido a Marco Aurelio Soto, presidente de Honduras en los años de 1877 a 1883, como el gran reformador, pero poco se sabe que durante su gobierno hubo actos de corrupción que todavía se recuerdan.

El primer acto de corrupción fue cuando aprovechó que su mina El Rosario ubicada en San Juancito, Tegucigalpa, fuera objeto de inversión extranjera otorgándole cuantiosas ganancias de una compañía de la cual era socio.

“El acuerdo respecto de la concesión a la Rosario Mining Company no fue publicado en el diario oficial La Gaceta, por lo que el negocio pasó inadvertido para la mayoría de la población de esa época; este fue del conocimiento del público hondureño 20 años más tarde”, explica la obra 100 años de Corrupción e impunidad.

Marco Aurelio Soto, presidente de Honduras (1877-1883). Foto: Wikipedia

Hecho emblemático de corrupción en el siglo XX

“Aquella proeza de independencia política y la formación de las nuevas repúblicas en el siglo XIX significaron un cambio político importante, pero nada más la pobreza, la desigualdad y el clasismo que arrastraba el racismo se mantuvo intacto en las incipientes naciones de una Centroamérica Joven y bárbara”, expresó la directora del CNA, Gabriela Castellano, en uno de sus columnas publicadas en un medio de comunicación.

De 1898 a 1950 las empresas bananeras fueron las que mantuvieron el monopolio de la producción de banano en Honduras; el gobierno brindó amplias concesiones a cambio de la construcción de un ferrocarril, pero esto nunca se cumplió.

Las empresas extranjeras de origen estadounidense, United Fruit Company y la Standard Fruit Company iniciaron el negocio del banano en Honduras; estas se caracterizaron por explotar a los trabajadores y por los bajos salarios que pagaban.

Las demandas de concesiones de las grandes compañías despertaban la ambición de los funcionarios del gobierno; es por medio de actos ilícitos que la compañía llegó a tener la protección del Estado.

“Los extranjeros, que cual titiriteros, manejaban los hijos de la política a su antojo. Ellos eran el poder real detrás del trono”, cita el libro Historia de Honduras, de la Escuela de Historia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Huelga de 1954 en Honduras. Foto: blog Huega54

Siglo XXI

El caso del desfalco al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) es uno de los hechos más importante sucedido en las últimas décadas; Mario Zelaya, director de esta institución resultó implicado junto a casi 400 personas, entre ellas, empleados, amigos, familiares, amantes y allegados.

El 16 de febrero de 2010 Zelaya fue nombrado por el expresidente Porfirio Lobo Sosa como director ejecutivo del Seguro Social y en enero de 2014 fue destituido del cargo.

Se estima que el latrocinio asciende a 6,399 millones de lempiras, unos 266 millones de dólares, por contratos sobrevalorados, pagos de convenios a empresas de maletín, evasiones fiscales y transferencias financieras internas ilícitas durante el gobierno del expresidente Lobo.

En 2016, Zelaya acumuló 71 años de cárcel en diferentes por los delitos de lavado de activos, abuso de autoridad, fraude, almacenamiento de armas de guerra, violación de los deberes de los funcionarios y cohecho pasivo relacionados al descalabro financiero del Seguro.

A esta pena también se le suma una condena de 31 años de cárcel dictada por un Tribunal en mayo de 2021.

Uno de los cómplices del exdirector también ya fueron sentenciados; tal es el caso del exgerente financiero del Seguro Social, José Ramon Bertetty, condenado a 53 años de presión.

El caso del Seguro Social causó malestar en la mayoría de los hondureños, siendo el detonante para que la población saliera a las calles a manifestarse. Estas masivas movilizaciones exigían al estado un alto a la corrupción y al saqueo de las arcas del estado.

A mediado de 2015, las marchas de las antorchas, generado en protesta por los actos irreguarales en el IHSS, sentó un precedente histórico, dando como resultado el surgimiento de una comisión de la Organización de Estados Americanos, nombrada Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih).

La Maccih inició sus funciones en Honduras el 19 de abril de 2016 con el objetivo de investigar los casos de corrupción en conjunto con el Ministerio Público.

La misión logró llevar a juicio 12 caso de corrupción, entre ellos la caja Chica de Dama en donde resultó implicada Rosa Elena Bonilla de Lobo, ex primera dama de Honduras; además, en otros procesos, fueron acusados varios diputados del Congreso Nacional.

El 17 de enero de 2020, el gobierno de Juan Orlando Hernández no logró un acuerdo para la renovación de ese convenio con la Secretaría General de Organización de Estados Americanos (OEA) y esto dio como resultado la salida de la Maccih de Honduras.

Mario Zelaya, exdirector del IHSS que pagan condenas por el latrocinio en el IHSS. Foto: Tiempo.hn

Lo que se pierde en corrupción

Según el CNA, Honduras pierde anualmente cerca de 65 millones de lempiras por actos de corrupción,

Esto equivale al 12.5% del Producto Interno Bruto (PIB) y representa un obstáculo para edificar un Estado de bienestar, capaz de producir beneficios y oportunidades sociales.

El desvío del dinero del Estado a manos particulares agrava la calidad de vida de los hondureños, por el alto costo y las faltas de oportunidades laborales; que dan como resultado la migración forzada de muchos compatriotas.

La crisis provocada por la pandemia del Covid-19 a aumentado los niveles de pobreza, según Ismael Zepeda, economista del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) “la pobreza podría aumentar cinco puntos porcentuales, es decir tres de cada cuatro hondureños estarían en condiciones de pobreza al cierre de 2021”.

Mirar hacia atrás para no cometer los mismos errores

Diversos actos se realizaron para conmemorar el Bicentenario de Independencia. Foto: Archivo

El historiador Jorge Alberto Amaya afirmó a tunota.com que el país tiene muchos desafíos que vencer; uno de ellos es fortalecer la identidad “volver a una senda democrática, que establezca un gobierno de unidad”, expresó.

Amaya dijo que se debe “forjar una sociedad por todos compartida, con acceso universal educación, salud de calidad incluyente”; además se debe alcanzar grandes consensos de beneficio colectivo suprimiendo el ventajismo y la manipulación.

Para el historiador Libny Ventura, el bicentenario tiene que ser, por fuerza, una revisión, más que hacia afuera, hacia adentro, sobre lo que estamos haciendo mal; porque hace 200 años que España salió de nuestras vidas y nosotros aún no podemos establecer un Estado fuerte.

También le puede interesar: Bicentenario de Independencia: Así se gestó la emancipación de Honduras y Centroamérica