La biografía de un autor hondureño como Ramón Amaya Amador es muy fructífera ya que sus obras retratan la vida de los campesinos hondureños, lo convirtieron en uno de los escritores más importantes de Centroamérica.

Ramón Amaya Amador nació en una familia campesina en Olanchito, Yoro. Su infancia estuvo marcada por la pobreza y la violencia. A los 12 años, comenzó a trabajar como jornalero para ayudar a su familia.

Lea: Casa embrujada de Santa Rosa de Copán, una leyenda que perdura ¿la conoces?

Educación y carrera

Amaya Amador se mudó a Tegucigalpa para estudiar en la Escuela Normal de Varones. Después de graduarse, trabajó como maestro en varias escuelas rurales.

Su carrera literaria comenzó en 1940, cuando publicó su primera novela, El camino de los juncos. La novela, que narra la vida de un campesino hondureño, fue un éxito inmediato.

Ramón Amaya Amador - Esbozo Biográfico por Carlos Amaya Fúnez
Ramón Amaya Amador.

Obras más importantes

Amaya Amador escribió más de 20 novelas, cuentos y obras de teatro. Sus obras más importantes incluyen:

  • Prisión Verde (1945)
  • Amanecer (1947)
  • El indio Sánchez (1948)
  • Bajo el signo de la Paz (1952)
  • Constructores (1958)
  • El señor de la sierra (1957)
  • Los brujos de Ilamatepeque (1958)
  • Biografía de un machete (1959)
  • Destacamento Rojo (1960)
  • El camino de mayo (1963)
  • Cipotes (1963)
  • Con la misma herradura (1963)
  • Jacinta Peralta (1964)
  • Operación gorila (1965)
  • Los rebeldes de la villa de San Miguel (1966)

Premios y reconocimientos

Amaya Amador recibió numerosos premios y reconocimientos por su obra, entre ellos:

  • Premio Nacional de Literatura Rogelio Sinán (1951)
  • Premio Ariel de México (1952)
  • Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos (1955).

Muerte

Ramón Amaya Amador murió el 24 de noviembre de 1966, en Bratislava, Checoslovaquia, (actual a Eslovaquia), en el accidente del avión soviético Ilushyn-18, de la línea aérea búlgara Tabso, en el que perecieron todos sus ocupantes.

En septiembre de 1977 sus restos fueron repatriados a la ciudad de Tegucigalpa.

Sus obras siguen siendo relevante hoy en día, ya que sigue siendo un reflejo de la realidad de muchos campesinos en América Latina.

Esta nota fue elaborada con asistencia de Inteligencia Artificial, ChatGPT, bajo la supervisión de un periodista.

Además: Puente Mallol, un símbolo de la historia de Tegucigalpa