La incineración será llevada a cabo en colaboración entre la Unidad de Investigaciones Sensitivas de la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco) y un juzgado con jurisdicción nacional.

Este decomiso de la droga tuvo lugar cuando las autoridades descubrieron ocho fardos de cocaína y un fusil AK-47 a bordo de una embarcación bimotor abandonada tipo tiburonera en las costas de la isla de Santa Elena, perteneciente al municipio de José Santos Guardiola, en ese archipiélago del Caribe.

La colaboración entre la Fuerza Naval, la Dirección Nacional Policial Antidrogas (DNPA) y la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) permitió trasladar la evidencia hasta en Tegucigalpa, capital de Honduras, donde se realizaron las pericias forenses que confirmaron que se trataba de clorhidrato de cocaína.

La incineración tendrá lugar en la sede de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) en la capital hondureña, a las 9:00 de la mañana, agregó el Ministerio Público en su comunicado.

En lo que va de 2023, las autoridades hondureñas han logrado decomisar 10.5 toneladas de cocaína y marihuana, y específicamente 6.4 toneladas correspondían al ilegal alcaloide, según cifras oficiales.

LEA: De 85 a 300 toneladas de cocaína al año llegan a Honduras