La Secretaría de Seguridad dio por iniciado este martes a las seis de la tarde el estado de excepción en 162 barrios y colonias de la capital, Tegucigalpa (Francisco Morazán), y San Pedro Sula (Cortés) para contrarrestar la criminalidad, especialmente la extorsión y delitos conexos.

LEER: Cohep pide buscar políticas para incentivar producción ante congelamiento de precios

El lanzamiento del estado de excepción en Tegucigalpa se realizó en el campo de fútbol de la colonia Alemán.

La Policía Nacional realizará saturaciones e intervenciones en zonas selectivas con gran incidencia delictiva en Tegucigalpa y San Pedro Sula.

El estado de excepción en Honduras entró en vigencia desde este martes 6 de diciembre de 2022 y finaliza el 6 de enero de 2023. El Congreso Nacional podrá modificarlo y ampliarlo.

El decreto faculta para detener a las personas que las autoridades determinen responsables de asociarse, ejecutar, o tener vinculaciones, en la comisión de delitos y crímenes.

Además, quedan suspendidas algunas garantías constitucionales contempladas en los artículos 69, 78, 81, 84, 93 y 99.

El gobierno explicó que el fin del estado de excepción es impulsar gradualmente la actividad del desarrollo económico, inversión, comercio y seguridad en los espacios públicos.

El estado de excepción es una de las medidas aplicadas en el marco de una declaratoria de emergencia nacional decretada por el Ejecutivo en materia de seguridad.

LEER: Estado de excepción: ¿afectará restaurantes, iglesias y centros recreativos?, esto dice la Policía