"La ineficacia de los órganos de interdicción es evidente, ya que no están cumpliendo las expectativas deseadas. Esta problemática no se limita únicamente a la labor policial; aunque la policía pueda efectuar arrestos, la falta de desempeño de fiscales y jueces contribuye a resultados negativos", señala Pineda.

Honduras se ha convertido en un productor de coca, así lo demuestran los más de 13 millones de arbustos desmantelados en los últimos dos años.

Esto, para los expertos, marca un cambio significativo en el que el país se aleja de los grandes decomisos de cocaína que solían destacar como un punto crucial en la ruta de transporte de la droga desde el sur del continente.

En este año 2023, la mayoría de estas operaciones se centran principalmente en las actividades de microtráfico.

Sin embargo, emerge una nueva amenaza: el fentanilo, que parece estar manifestando su peligrosa presencia.

Algunos decomisos reportados se originan en la zona Atlántica de Honduras.

Los factores

El auge de las actividades del narcotráfico, está vinculado a diversos factores, desde la ubicación geográfica del país que obliga a las aeronaves y embarcaciones a abastecerse de combustible en Honduras, hasta la corrupción, "presente tanto en autoridades anteriores como actuales", dice Raúl Pineda Alvarado.

"Además, los órganos de interdicción carecen de un adecuado control y, en ocasiones, convierten la lucha contra el narcotráfico en un negocio propio", señala el analista.

A pesar de que Honduras es un paso obligado para el tráfico de drogas, se observa una marcada disparidad en la lucha contra este fenómeno en comparación con otros países de la región centroamericana.

Autoridades policiales, antidrogas, aduanales, sanitarias, forenses, portuarias y de inteligencia e investigación de Honduras revisaron la carga de fentanilo en Puerto Cortés.

Enfoque distorsionado

Este enfoque distorsionado, que se centra en la constante erradicación de plantaciones de hojas de coca y la desarticulación de narcolaboratorios, pone de manifiesto el progreso de Honduras en el oscuro negocio ilícito.

"Este fenómeno puede llevar a la instalación de narcolaboratorios, transformando al país de una nación de tránsito a un productor de drogas", concluye Pineda.

En el 2023, El Salvador acumula 32.5 toneladas y Costa Rica 27 toneladas incautadas. En Guatemala suman 5 toneladas decomisadas y en Nicaragua los recuentos oficiales no son constantes.

LEA: España incauta 600 kilos de cocaína procedentes de Centroamérica; hay 8 detenidos