César Quintanilla, reconocido líder mundial en la lucha contra el cambio climático, explicó que cada punto rojo identificado por la NASA en un mapa interactivo indica la presencia de suficiente calor para generar un incendio forestal en cualquier momento.

Esta situación se interpreta como una alerta roja en cada uno de estos sectores, que podrían desencadenar incendios de proporciones considerables. El experto advirtió que, aunque aún no se haya producido un incendio abierto, la presencia de estos focos de calor indica un inminente peligro.

"¿Por qué es una anomalía? Esto suele ocurrir a partir de marzo en adelante, pero estamos en los inicios de febrero y ya tenemos esa cantidad de focos de calor. Entonces, es un indicativo de que podríamos tener incendios forestales en las próximas horas", dijo Quintanilla a tunota.com.

En ese contexto, este patrón fuera de lo común sugiere un adelanto en la temporada de incendios forestales, lo cual genera preocupación sobre los posibles escenarios que podrían desarrollarse en los próximos meses, especialmente durante el verano.

VEA: Honduras pasará tres meses con temperaturas cálidas, pero esto alerta Copeco

Podría ser un año devastador

Quintanilla destacó que estos eventos están estrechamente vinculados al calentamiento global, que afecta directamente la temperatura de la tierra. La temperatura del aire, que percibimos cotidianamente, y la temperatura del suelo, que es crucial en el contexto del cambio climático, están mostrando una discrepancia alarmante.

Este fenómeno, advirtió el experto, podría llevar a un año particularmente devastador en términos de pérdida de recursos naturales, recordando el desastre ocurrido en 2023, cuando Honduras perdió 200 mil hectáreas de bosque debido a incendios.

"En años anteriores, veníamos perdiendo alrededor de 23 mil y 27 mil hectáreas, lo cual ya era bastante preocupante. Sin embargo, en un solo año, esta cifra aumentó drásticamente a 200 mil hectáreas. Por lo tanto, no sabemos qué podría suceder este año. Esta situación es una alerta roja", expresó Quintanilla.

El experto instó a las autoridades y la sociedad a tomar medidas urgentes para prevenir la pérdida irreversible de los recursos naturales. Advirtió sobre la posibilidad de un año crítico en términos de incendios forestales y destacó la necesidad de una respuesta coordinada y eficaz de todos los sectores involucrados.

LEA: La sequía y altas temperaturas ponen en peligro la producción de alimentos en Honduras