Desesperado y agobiado por que lo detendrían, un hondureño sospechoso de asaltar un hotel se quitó la vida este viernes de un disparo frente a varios agentes de la Policía Nacional en la ciudad de Choluteca, zona sur de Honduras.

Según la información de la Policía, fueron alertados de que el ahora occiso, identificado como Santos Rubén Méndez Hernández, habría cometido el atraco, por lo que se trasladaron al lugar del hecho y ahí lo encontraron.

No obstante, Méndez Hernández huyó de la escena del crimen, razón por la que los efectivos comenzaron una persecución.

Lea además: Fotos: Entre los escombros, hondureños intentan rescatar pertenencias tras inundaciones en Tegucigalpa

Tras el intenso asedio, lo lograron alcanzar y acorralar al hombre en un solar baldío ubicado en el bulevar Los Fuertes, cerca de una terminal de buses.

Al notar que no tenía escapatoria y que lo detendrían, el abrumado hombre, quien se negaba a que lo arrestaran, amenazó con quitarse la vida si los agentes policiales se le acercaban.

El hombre apuntaba hacia su cabeza con la pistola, la cual utilizó para ejecutar el robo al hotel, gritando con desesperación que no se acercaran.

Los minutos pasaban y los policías preocupados por la integridad del hombre intentaron convencerlo que no lo hiciera. Incluso lanzaron una bomba de gas lacrimógeno para que el sujeto soltara el arma.

Sin embargo, los intentos no sirvieron de mucho y el hombre no escuchó las suplicas de los policías y apretó el gatillo.

Tras presenciar la impactante escena, los policías solicitaron la presencia de Medicina Forense para que realizaran el levantamiento cadavérico.

Le podría interesar: Peligroso retorno a la UNAH: estudiantes denuncian asaltos dentro de las instalaciones