El nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) 2022 presentado este miércoles reveló que un 49.9 % de la población en Honduras se encuentra en inseguridad alimentaria y nutricional moderada.

Además, el mismo informe señala que un 17.9 % de los hondureños sufren de inseguridad alimentaria severa. Esto, es que no disponen en forma oportuna y permanente de acceso a los alimentos que necesitan en cantidad, calidad y biológicamente aceptables para su adecuado consumo y utilización

Según el Panorama Regional de la SAN, el costo de una dieta saludable es de 3.48 dólares, pero actualmente el 51.3 % de la población no tiene acceso a ella.

LEA: En Honduras cada 21 horas es asesinada una mujer en lo que va del 2023

La investigación también detalló que la nación centroamericana se encuentra por encima del promedio regional de subalimentación al situarse en 15.3 % versus 7.8 % registrado en Latinoamérica y el Caribe.

En el país, aproximadamente uno de cada cinco niños presenta desnutrición crónica y el 61.4 % de las mujeres en edad fértil sufre de sobre peso y obesidad.

La representante de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Honduras, Fátima Espinal, indicó que en el país, como en otras naciones de la región, hay factores históricos y estructurales vinculantes como la pobreza y la desigualdad.

"El peso de las múltiples crisis globales ha puesto en peligro el alcance de los objetivos de desarrollo sostenible; particularmente del Hambre Cero (ODS2)", señaló Espinal.

Situación en América Latina

El informe de la ONU asegura que el 22,5 % de las personas en América Latina y el Caribe, es decir unos 131,3 millones de personas, no cuenta con los medios suficientes para acceder a una dieta saludable.

En el Caribe, ese porcentaje se dispara hasta el 52 % de la población. Mientras en Mesoamérica la cifra es del 27,8 % y en América del Sur, del 18,4 %.  

VEA: Honduras recibió $ 8 mil 600 millones en remesas en 2022

Esto representa un aumento de ocho millones con respecto al 2019, a raíz de un mayor costo diario promedio de este tipo de dieta en América Latina y el Caribe comparado con el resto de las regiones del mundo; llegando en el Caribe a un valor de 4.23 dólares, seguido de América del Sur y Mesoamérica con 3.61 y 3.47, respectivamente.  

La falta de acceso económico o asequibilidad de una dieta saludable observada en toda la región también está asociada a diferentes indicadores socioeconómicos y nutricionales.

Desigualdad, pobreza e inflación

El informe de la ONU presenta una clara relación entre el nivel de ingresos de un país, la incidencia de la pobreza y el nivel de desigualdad. 

El reporte reveló también que el aumento de precios internacionales de alimentos experimentado desde 2020, especialmente después del inicio del conflicto en Ucrania.

Además, el alza en la inflación alimentaria, que se encuentra por encima de la media general, han incrementado las dificultades para que las personas puedan acceder a una dieta saludable. 

El informe incluye recomendaciones y un análisis de políticas para mejorar la disponibilidad y asequibilidad de alimentos nutritivos.

Principalmente, a fin de apoyar a las personas más vulnerables; y a los hogares de bajos ingresos que gastan una mayor proporción de su presupuesto en alimentos. 

ADEMÁS: Nueva CSJ es una oportunidad para mejorar el sistema de justicia, según empresarios