La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) amplió el requerimiento fiscal contra siete integrantes de la Pandilla 18 señaladas responsables por la muerte de 46 mujeres el 20 de junio de 2023 en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), Támara, Francisco Morazán.

Los nombres de las acusadas son Kenia Patricia Salinas Rivera (también conocida como Flavia Marlene Tercero y apodada "La Tremenda"), María del Carmen Contreras Castillo, Lourdes Eloísa Barrientos Turcios, Rosa Bertha Marroquín Almendares (alias "La Nena"), María Cristina Cálix Salinas (conocida como "La Fuga"), Any Dayann Barahona Mejía (alias "la Vagabunda"), y Dania Jakeline Maradiaga Flores (alias "La Inquieta"). Actualmente, todas guardan prisión.

El Ministerio Público las acusa de coautoría en los delitos de asesinato y asociación para delinquir contra las 46 mujeres, así como de otros cargos como incendio cualificado, porte ilegal de armas de fuego prohibidas y porte de armas permitidas en detrimento de la seguridad pública.

VEA: La percepción de inseguridad en Honduras alcanza el 90%, según el OV-UNAH

Inicialmente se había presentado un requerimiento fiscal contra otras nueve personas: Claudia María Lemus Aceituno, Lesbia Ondina Rodríguez Orellana, Cherry Darling Guevara, Heidy Jackeline Palma Rivera, Karen Lorena Ávila Pavón, Leyla Rosmeri Figueroa Pavón, Susana Godoy Leiva, Arleny Sarahi Guerra Portillo y Francis Margarita Chavarría Ávila

Las imputadas mencionadas fueron sujetas a un auto de formal procesamiento y se les impuso la medida de prisión preventiva.

Los hechos

Según las investigaciones realizadas por la Sección de Muertes Cometidas por Estructuras Criminales Organizadas de la FEDCV en colaboración con la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), el incidente tuvo lugar alrededor de las 7:45 a.m. del 20 de junio de 2023.

Las acusadas, que estaban en los módulos 6 y 7, emplearon armas de fuego de distintos calibres, armas prohibidas y objetos contundentes para someter a cuatro policías penitenciarias, arrebatándoles las llaves de los módulos y los tableros con información sobre la población penitenciaria.

Posteriormente, las obligaron a tumbarse boca abajo y las encerraron en el módulo 6 para luego dirigirse a otros espacios donde se encontraban más reclusas. Simultáneamente, otro grupo de pandilleras se dirigió a los módulos 1 al 4, donde golpearon los candados de las celdas hasta poder acceder.

Para llevar a cabo estos actos delictivos, que cobraron la vida de 46 reclusas,, las acusadas obtuvieron armas de fuego desde el exterior del centro penal, incluyendo pistolas de diferentes calibres (9 milímetros, 380 y 45 milímetros), así como armas de uso prohibido como fusiles y subametralladoras, e incluso un arma perteneciente a la Policía Nacional.

LEA: Captan momento exacto de accidente de carro repartidor de pan en Comayagüela