Según la moción, presentada a la Corte del Distrito Sur de Nueva York y firmada por la defensa de Hernández Pineda, anticipan que Bonilla testificará en el juicio (conjunto también con el expresidente Juan Orlando Hernández) y que sus declaraciones y documentos en su posesión inculparán a su cliente en los crímenes acusados.

El abogado del exoficial argumenta que un juicio conjunto comprometería sus derechos reconocidos. Afirma que el testimonio esperado de 'El Tigre', relacionado con narcotráfico y corrupción policial, podría perjudicar indebidamente a su cliente al presentar una defensa antagónica que avance en el caso del gobierno contra él.

En particular, la moción revela que el exdirector pretende testificar que Hernández Pineda era miembro de la Policía Nacional y estaba vinculado al coacusado Juan Orlando Hernández, recibiendo protección y trato preferencial debido a relaciones familiares. Además, que el expolicía es señalado como afiliado de narcotraficantes conocidos y objeto de investigaciones por corrupción policial.

La defensa del exoficial cuestiona la validez de las pruebas presentadas por Bonilla, especialmente los "Expedientes Bonilla", archivos que contienen acusaciones altamente perjudiciales que podrían ser inadmisibles si son presentadas por el gobierno en un juicio separado.

VEA: Castel definirá este martes si extiende juicio contra JOH, 'El Tigre' y Mauricio Hernández

Acusaciones contra Mauricio y 'El Tigre'

Mauricio Hernández Pineda, expolicía hondureño de alto rango, también enfrenta graves acusaciones en EE. UU. relacionadas con narcotráfico. Se le imputa conspirar para importar cocaína, usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración.

El exoficial habría proporcionado seguridad armada para envíos de cocaína y facilitado información confidencial sobre las fuerzas del orden público para el transporte de drogas. Se entregó voluntariamente en 2020, declarándose "no culpable", y su juicio estaba programado para enero de 2023.

Por su parte, Juan Carlos Bonilla Valladares, alias "El Tigre Bonilla", exdirector de la Policía Nacional de Honduras, enfrenta serias acusaciones por parte de Estados Unidos relacionadas con su supuesto papel clave en una conspiración internacional de tráfico de drogas entre 2003 y 2020.

Se le imputa facilitar el tráfico de cocaína a Estados Unidos abusando de su cargo policial, utilizando armas de fuego y participando en actos violentos, incluyendo asesinato. Se le acusa de supervisar el transbordo de grandes cargamentos de cocaína y de proporcionar información confidencial para facilitar los envíos. Extraditado a EE. UU., enfrenta cargos de conspiración para importar cocaína, uso y transporte de armas de fuego, y posesión de armas.

LEA: Kevin Castel, el juez que no teme imponer condenas severas