Durante el viacrucis celebrado en San Pedro Sula, el Arzobispo Miguel Lenihan hizo un llamado a la solidaridad y a la esperanza, resaltando su importancia especialmente en momentos difíciles. En su mensaje, Lenihan tocó temas críticos como el desempleo y la migración, al tiempo que exhortó a la creación urgente de un país que brinde oportunidades para todos sus ciudadanos.

Monseñor Lenihan puso énfasis en la necesidad de aprovechar los recursos naturales y humanos de Honduras para generar empleos y ofrecer un futuro prometedor a los jóvenes, promoviendo la participación activa en la creación de una sociedad más equitativa y compasiva.

"Anhelamos una nación mejor, una que ofrezca seguridad y oportunidades. La migración no solo es resultado del temor y la inseguridad, sino también de la escasez de empleo y el sufrimiento que esto conlleva", destacó Lenihan.

Lee: Viernes Santo: ¿Qué significa el santo viacrucis?

Honduras debe ser un lugar de esperanza

"Queremos que Honduras se convierta en un lugar de esperanza, donde los jóvenes no sientan la necesidad de irse en búsqueda de mejores condiciones de vida", agregó.

En su discurso, Lenihan recordó el sufrimiento de Jesucristo y su relevancia en el mundo actual, instando a los presentes a compartir las cargas de los demás, inspirados en la figura de Simón El Cirineo y en el sacrificio de Cristo.

Lee: Estas son las 'cosas prohibidas' que no se deben hacer el Viernes Santo

La resurrección de cristo guía a la gloria

Hizo un especial llamado a la solidaridad y la acción conjunta, tanto a fieles como a autoridades, para aliviar el sufrimiento de los demás. Subrayando el mensaje de amor y entrega de Jesús, Lenihan recordó que, a pesar del sufrimiento, la resurrección de Cristo nos ofrece esperanza y nos guía hacia la gloria.

Monseñor Lenihan alentó a vivir según los valores cristianos, fomentando la esperanza y la participación en iniciativas como el año Sinodal, con el objetivo de fortalecer la fe.

Para concluir, Lenihan reafirmó que, en un mundo plagado de conflictos, el amor de Jesús y el amor fraternal son las verdaderas herramientas para transformar la sociedad, reiterando el llamado a construir un país fundamentado en el amor y la solidaridad.

Te recomendamos: Camino a la cruz: comunidades católicas reviven la pasión de Cristo en este Viernes Santo